Lemaitre: “México tiene relación patológica con el dinero”

Para el escritor francés Pierre Lemaitre, quien aborda el tema del desempleo en su novela “Recursos inhumanos”, las condiciones económicas han permitido el avance de la extrema derecha en la política...

Para el escritor francés Pierre Lemaitre, quien aborda el tema del desempleo en su novela “Recursos inhumanos”, las condiciones económicas han permitido el avance de la extrema derecha en la política.

“Es el motivo principal de la importancia que tiene hoy en día la ultraderecha tanto en Francia como en el resto de Europa, no hay otra explicación”, dijo en una entrevista con The Associated.

“La ultraderecha odia a los extranjeros, odia a los migrantes, pero si no hubiese esa tasa de desempleo ese argumento contra los extranjeros no pegaría... El problema ahí no es el migrante, es la falta de trabajo”, agregó.

Su inspiración para “Recursos inhumanos” fue una nota que escuchó en la radio sobre un grupo de empleados que habían sido secuestrados en una simulación para volverlos más fieles a la empresa para la que trabajaban.

“De inmediato le dije a mi esposa ‘ahí hay un libro’”, recordó. “Se podía interpretar como el síntoma del poder extraordinario que tienen ahora las empresas sobre los trabajadores y ya hacía tiempo que yo quería saldar cuentas con el ‘management’”.

Su protagonista es Alain Delambre, un ejecutivo que no está en edad de jubilarse pero que queda desempleado y fuera del mercado laboral por tener 57 años. El hombre está tan desesperado que acepta participar en una simulación de secuestro para conseguir un empleo como alto ejecutivo. No sólo eso, planea pagar una suma para asegurarse el puesto.

El escritor reconoció que si la historia ocurriera en México, donde el secuestro es un delito recurrente y la compra de plazas un problema grave, la historia sería muy diferente.

“Por eso es muy interesante publicar este libro aquí”, dijo Lemaitre, quien viajó a México para presentar las primeras ediciones locales de “Recursos inhumanos” y “Camille”, publicadas por Alfaguara, así como la primera edición en castellano de su más reciente novela “Tres días y una vida”, editada por la española Salamandra.

Lemaitre dijo que la relación de Francia con el dinero y el trabajo “no es muy normal” pero la de México es “una relación totalmente patológica”.

“Ese libro es un poco escandaloso en Francia porque todavía la corrupción no es general, la idea de comprarse un trabajo todavía no se le ocurriría a nadie”, dijo. “Pero al lector mexicano, para quien eso es natural, le va permitir darse cuenta de un país que tiene una relación anormal con el dinero”.

“Si fuera un escritor mexicano yo escribiría un libro en el que alguien en contra de todas las reglas intentaría conseguir y vivir únicamente por mérito propio, eso sería un escándalo”, agregó el autor de novela negra.

Lemaitre publicó su primera novela a los 55 años y siete años después ganó el premio Goncourt que lo colocó en el mismo podio que Marcel Proust, Alphonse de Chateaubriant o Simone de Beauvoir, por su novela “Au revoir là-haut” (“Nos vemos allá arriba”) de 2013.

“Como todos los accidentes de la vida, cuando uno sobrevive queda traumado, pero es un trauma magnífico, un trauma que le trae a uno notoriedad, dinero, traducciones, viajes”, dijo. “Sería muy obsceno de mi parte quejarme cuando tengo el privilegio que me da el premio más prestigiado de una de las literaturas más prestigiadas del mundo”.

“Uno tiene que ser fuerte”, subrayó Lemaitre, quien sostuvo que el éxito hay que saber manejarlo “intelectualmente, afectivamente, políticamente. Es muy fácil convencerse a sí mismo de que se es un gran autor. Es muy fácil convencerse de que el éxito que tiene ahora es para siempre”.

Por ello le deseó a su hijo músico de 28 años que tenga “el mismo éxito que yo en tu oficio, pero ojalá lo tengas lo más tarde que se pueda porque si no vas a terminar cocainómano”.