Houston trata de proteger algunas áreas al inundar otras

Las autoridades de Houston intentaban el viernes proteger partes de su devastada ciudad al mantener anegadas otras tras el paso de la tormenta Harvey, la cual conserva suficiente poder para...

Las autoridades de Houston intentaban el viernes proteger partes de su devastada ciudad al mantener anegadas otras tras el paso de la tormenta Harvey, la cual conserva suficiente poder para incrementar el riesgo de inundaciones en la zona central del país una semana después de que azotó Texas.

El alcalde anunció que el agua que está siendo liberada de dos presas podría mantener miles de viviendas inundadas hasta por 15 días, y les dijo a sus habitantes que, si se quedaban en ellas y posteriormente requerían ayuda, los equipos de socorristas podrían verse aún más sobrecargados de trabajo.

En Beaumont, otra ciudad de Texas sin agua potable, la gente se formaba en una fila que se extendía casi dos kilómetros (más de una milla) para recibir agua embotellada. Y un nuevo incendio surgió el viernes por la noche en una planta de productos químicos del área de Houston donde ya había ocurrido una explosión y otro incendio.

A los habitantes del sector occidental de Houston que todavía se encuentra inundado, se les pidió que evacuaran debido a la liberación de agua de dos embalses que protegen el centro de la ciudad. Se prevé que el desfogue mantenga inundadas las viviendas que se llenaron de agua días atrás. Las casas que no están inundadas probablemente no se verán afectadas, señalaron las autoridades.

Podrían pasar tres meses para que las presas Addicks y Barker, que suelen estar secas, sean drenadas. El Distrito de Control de Inundaciones del condado Harris indicó que la liberación de agua tiene que continuar con el fin de proteger la integridad estructural de dichos embalses, y en caso de que vuelva a llover con fuerza.

Algunas de las casas afectadas tienen varios decímetros (pies) de agua en su interior, y en otras el líquido llega hasta el tejado, dijo Jeff Lindner, meteorólogo de distrito.

El alcalde Sylvester Turner solicitó encarecidamente el envío de más vehículos para circular por crecidas, así como más equipo de búsqueda y salvamento, mientras la cuarta ciudad más grande del país continuaba buscando sobrevivientes o cadáveres que pudieran haber pasado inadvertidos en los vecindarios devastados por las inundaciones.

Los equipos de rescate avanzaban rápidamente por las calles, en ocasiones sin siquiera tocar a la puerta si había señales obvias de que todo estaba en orden, o si los vecinos confirmaban que los residentes habían evacuado.

Las autoridades elevaron la cifra de fallecimientos por Harvey a 42 el viernes por la noche.

Turner también le pidió a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias que le proporcionara más trabajadores con el fin de procesar las solicitudes de miles de personas que piden apoyo gubernamental. El alcalde indicó que solicitará un paquete de ayuda preliminar de 75 millones de dólares tan sólo para el retiro de escombros.

La tormenta ha perdido la mayor parte de sus características tropicales, pero sigue siendo una fuente de intensas lluvias que amenazaba con provocar inundaciones incluso en estados tan al norte como Indiana.

Para el viernes por la noche, Harvey había arrojado más de 230 milímetros (9 pulgadas) de lluvia en partes de Arkansas y Tennessee, y más de 200 milímetros (8 pulgadas) en sectores de Alabama y Kentucky. Se espera que sus remanentes generen otros 25 a 80 milímetros (1 a 3 pulgadas) sobre partes de Kentucky, Indiana, Ohio y Virginia Occidental.

Los expertos del Servicio Meteorológico Nacional esperan que el meteoro se desintegre y se mezcle con otros sistemas climatológicos sobre el Valle de Ohio el sábado por la noche o el domingo.

Lejos de allí en el Atlántico, el huracán Irma sigue una ruta que lo llevará al Caribe oriental a principios de la semana próxima. La tormenta categoría 2 se desplaza en dirección noroeste a casi 20 kilómetros por hora (13 millas por hora).

___

Amy reportó desde Beaumont, Texas. Los periodistas de The Associated Press Johnny Clark en Beaumont, Texas; Paul Weber y Will Weissert en Austin; Diana Heidgerd, David Warren, Jamie Stengle y Adam Kealoha Causey en Dallas; Michael Kunzelman en Baton Rouge, Luisiana; y Tammy Webber en Chicago contribuyeron a este despacho.