Agentes federales allanaron el jueves un número no especificado de dispensarios y viveros de marihuana en Colorado, donde decomisaron pilas de plantas así como bebidas envasadas que contienen cannabis.

Las ventas minoristas de marihuana comenzarán el 1 de enero en Colorado La operación tuvo lugar a unas semanas de que el estado permita la apertura de establecimientos en los que se venderá marihuana con fines recreativos.

Los allanamientos, efectuados durante la mañana mientras nevaba, fueron los primeros en Colorado desde que el Departamento de Justicia federal dijo en agosto que no interferiría en las leyes estatales referentes a la marihuana mientras los estados mantengan la yerba alejada de los niños, el mercado negro y la propiedad federal.

Sin abundar en detalles, la oficina del fiscal federal en Denver dijo que esta operación federal "se ajusta a la orientación que emitió recientemente el Departamento (de Justicia)".

La oficina del fiscal general dijo que las autoridades ejecutaban órdenes de allanamiento y de decomiso cuyos detalles no se revelarían de inmediato y tampoco precisarían la cifra de establecimientos afectados ni por qué son objeto de investigación.

En un comunicado, el portavoz Jeff Dorschner dijo que en la operación también participaba la división de investigaciones penales del Servicio de Rentas Internas (IRS por sus siglas en inglés).

Las ventas minoristas de marihuana comenzarán el 1 de enero en Colorado, aunque no todos los distritos estarán listos para la nueva disposición. Por ahora, se supone que los dispensarios sólo deben vender marihuana a personas autorizadas a consumirla con fines terapéuticos.

El gobierno no se ha retractado

Muchos de los más o menos 500 dispensarios adoptan planes para la comercialización de la marihuana con fines recreativos.

El Departamento de Justicia dijo en agosto que no se interpondría en las votaciones en Colorado y Washington para legalizar el consumo recreativo de la marihuana pero advirtió de la necesidad de que se implanten controles eficaces para mantener la marihuana lejos de los niños, el mercado negro y la propiedad federal.

En uno de los dispensarios allanados, el VIP Cannabis, agentes retiraron cajas del lugar y las subieron a un camión de la firma de mudanzas U-Haul. Uno de los agentes utilizaba una máscara quirúrgica.

En Boulder, agentes allanaron varias bodegas donde se cultiva marihuana, depositaron una pila alta de plantas de la yerba al lado de una calle y las cargaron en camiones, según el periódico The Daily Camera.

La industria de la marihuana legal en Colorado dijo de inmediato que los allanamientos no significaban que el gobierno se hubiera retractado de su compromiso o que tuviera intención de interferir en los planes de Colorado para el mercado recreativo de la cannabis.