Juego en un casino
Fichas de casino sobre un tapete.

Los esfuerzos políticos por defender la naciente industria de juegos de azar en Internet en Nueva Jersey se intensificaron el martes, dos días antes de comenzar una prueba de las apuestas en línea.

En 2012 los estadounidenses gastaron casi 3.000 millones de dólares en apuestas Los casinos y sus aliados de tecnología de Internet realizaron pruebas el martes mientras que un senador estatal -partidario de los juegos de azar- trató de impulsar la oposición a la propuesta de Sheldon Adelson, multimillonario y dueño de casinos en Las Vegas, de prohibir las apuestas en internet en Estados Unidos.

El senador Ray Lesniak, patrocinador de la ley que legalizó los juegos de azar en internet en Nueva Jersey y quien anunciará una ampliación de la ley el miércoles, dijo que la campaña de Adelson provocaría la pérdida de miles de empleos, miles de millones de dólares en ingresos a los casinos de Atlantic City y cientos de millones de dólares en ingresos para el estado.

"Las apuestas por Internet son legales en Nueva Jersey y las autoridades normativas estatales han hecho una buena labor en autorizar las licencias", dijo Lesniak. "Imponer una prohibición federal a las apuestas en Internet sería una catástrofe económica".

Un peligro para los niños

The Washington Post reportó la semana pasada que Adelson prepara una campaña pública para presentar las apuestas en internet como un peligro para los niños, los pobres y otros que pudieran sufrir las consecuencias de un acceso fácil a los juegos de azar en línea. Adelson planea crear en enero un grupo llamado Coalición para Detener las Apuestas en Internet.

Adelson fue uno de los mayores donantes en las elecciones presidenciales del año pasado: él y su esposa donaron casi 100 millones de dólares a los republicanos. La Asociación de Juegos de Azar de Estados Unidos también se opone a los planes de Adelson.

"En 2012 los estadounidenses gastaron casi 3.000 millones de dólares en apuestas en operaciones ilegales fuera del país", dijo Geoff Freeman, presidente del grupo.

"No es posible echar atrás la Internet, ni la demanda del mercado. Apoyamos el pragmatismo y fuertes normas de los servicios de apuestas en línea para proteger a la población, evitar que participen los menores de edad, asegurar la integridad de los juegos y dar poder a las fuerzas policiales".