Austin Siggs
Austin Sigg, sentenciado a cadena perpetua, por violar y asesinar a una niña de diez años. Cortesía de la oficina del Sheriff de Jefferson County.

Un juez condenó el martes a un adolescente de Colorado que mató y descuartizó a una niña de 10 años del área de Denver a pasar el resto de sus días tras las rejas, en una audiencia en que lo describió como el "mal" y dijo que el caso que sacudió a la comunidad "pide a gritos una cadena perpetua".

El mal evidentemente existe El juez de distrito Stephen Munsinger condenó a Austin Sigg, de 18 años, a cadena perpetua por la muerte de Jessica Ridgeway, y a otros 86 años adicionales por otros delitos, ente ellos abuso sexual y secuestro.

"El mal evidentemente existe", dijo Munsinger después de dictar la sentencia. "Estaba presente en nuestra comunidad el 5 de octubre de 2012. Su nombre era Austin Sigg".

Sigg eventualmente habría sido elegible para libertad condicional por el cargo de asesinato debido a que era menor de edad en el momento del homicidio, pero las sentencias adicionales eliminaron esa posibilidad.

El acusado optó por no dirigirse a Munsinger y no mostró ninguna emoción cuando el juez dio a conocer su decisión.

Sigg no enfrentaba la pena de muerte porque tenía 17 años en el momento de la muerte de Jessica.

"Estamos seguros de que esta sentencia asegura que Austin Sigg nunca, nunca deje el Departamento Correccional, y nunca jamás estará en posición de aprovecharse de los miembros de nuestra comunidad", dijo el fiscal de distrito Peter Weir en una conferencia de prensa después de la audiencia.

Intentó otro secuestro en 2012

Jessica fue secuestrada mientras caminaba a la escuela. Restos humanos que se identificaron como pertenecientes a la pequeña fueron hallados cinco días después en un parque, y más se encontraron en un espacio pequeño en la casa de la madre de Sigg, donde él vivía.

Sigg se declaró culpable de secuestrar, agredir sexualmente y asesinar a la niña. También reconoció atacar a una corredora de 22 años de edad en mayo de 2012. Los investigadores dijeron que utilizó cloroformo casero para tratar de someter a la mujer, que se escapó.