Pasillo de una prisión.
Pasillo de una prisión. ARCHIVO

Tres de cuatro mujeres de San Antonio que están encarceladas por el abuso sexual contra dos chicas en 1994 estaban por ser liberadas el lunes porque un juez consideró que sus condenas se basaron en testimonios defectuosos, dijo el abogado defensor.

Deberán presentarse en la corte cuando ésta lo disponga El abogado Mike Ware dijo que las tres mujeres que aún estaban en la cárcel serían liberadas al pagar una fianza la tarde del lunes y deberán presentarse en la corte cuando ésta lo disponga. El fiscal Rico Valdez confirmó que él y Ware llegaron a un acuerdo y el juez lo aprobó.

En 1998, Elizabeth Ramírez, Kristie Mayhugh y Cassandra Rivera fueron condenadas por abusar varias veces durante una semana de 1994 de dos sobrinas de Ramírez, de 7 y 9 años. Las niñas dijeron en el juicio que las mujeres las ataron de muñecas y tobillos, las atacaron y amenazaron con matarlas.

Una cuarta acusada, Anna Vásquez, ya había sido puesta en libertad bajo palabra pero bajo condiciones estrictas. "Es un soplo de aire fresco", dijo Vásquez a la prensa luego del anuncio hecho por Ware. "Es un sentimiento sorprendente, es como un sueño hecho realidad".

Aunque no se declaró formalmente inocentes a las mujeres, los fiscales del condado de Bexar dijeron que no piensan someterlas a juicio otra vez si la Corte de Apelaciones Criminales de Texas declara nulo el juicio.

37 años de prisión

Ramírez había sido condenada a 37 años de prisión. Mayhugh, Vásquez y Rivera fueron sentenciadas a 15 años de cárcel. Más de una década después de que las mujeres fueron condenadas, su caso atrajo la atención de abogados que trabajan para la organización sin fines de lucro Proyecto de Inocencia de Texas, que investiga casos en los que probablemente se condenó injustamente a los acusados.

Ware, que trabajó en el caso dos años, presentó una solicitud a nombre de ellas en la Corte de Apelaciones Criminales de Texas. El testimonio clave para condenar a las cuatro mujeres fue el de un experto que sostuvo que la lesión vaginal que presentaba una de las niñas podría haber sido causada por un ataque.

De acuerdo con una solicitud presentada por Ware, la doctora Nancy Kellog testificó que esa lesión podría haber ocurrido en el tiempo en que ocurrieron los presuntos ataques pero sus conclusiones ya han sido corregidas por nuevos hallazgos o avances científicos, dijeron los abogados.