El nuevo jefe de gabinete de la Casa Blanca, el ex general John Kelly, tomo posesión de su cargo el lunes, y de inmediato se aseguró de que el director de comunicaciones, Anthony Scaramucci, dejara su puesto tras haber estado en él 11 días.

Este fue otro acontecimiento que sacudió al equipo de Donald Trump, pero el presidente aseguró el lunes por la mañana a través de Twitter que “no hay caos” en la Casa Blanca y más tarde publicó otro tuit en el que dijo que había sido “un gran día” en la residencia presidencial.

Con el objetivo de inculcar cierta disciplina en la Casa Blanca, Kelly mostró a Anthony Scaramucci la puerta de salida apenas unos días después de que el nuevo director de comunicaciones había insultado a varios colegas del equipo del gobierno, incluyendo al ex jefe de gabinete, Reince Priebus.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que Kelly "tiene completa autoridad para realizar sus funciones como considere pertinente" y que todo el personal de la Casa Blanca está bajo su mando, incluyendo los principales asesores de Trump, como la hija del mandatario, Ivanka Trump, el esposo de ella, Jared Kushner, y su principal estratega, Steve Bannon.

Kelly “traerá una nueva estructura, disciplina y fuerza” a la Casa Blanca, aseveró.

El nuevo jefe de gabinete tomó juramento el lunes temprano en una ceremonia en la Oficina Oval frente a funcionarios de renombre, incluyendo a Scaramucci. Al poco tiempo, Kelly le dijo al director de comunicaciones que estaba despedido, lo que hizo que Scaramucci ofreciera su renuncia en su lugar, según relataron cuatro funcionarios de la Casa Blanca y consejeros que no estaban autorizados para hablar públicamente sobre cuestiones del personal.

En un breve y escueto comunicado de la Casa Blanca, se informó que Scaramucci estaba dejando el puesto porque “sintió que era mejor dar al jefe de gabinete John Kelly un nuevo comienzo y la habilidad de construir su propio equipo”. La página con tres oraciones concluyó deseándole lo mejor a Scaramucci.

Anthony Scaramucci fue escoltado afuera de la Casa Blanca y se convirtió en otro funcionario de alto rango en abandonar el gobierno de Trump, el cual acaba de cumplir seis meses. Es la tercera persona que abandona el cargo de director de comunicaciones.

Aunque en la mayoría de los gobiernos, el jefe de gabinete administra el tiempo del presidente para que los otros accedan a la Oficina Oval, Priebus nunca pudo impedir que Trump continuara el mismo estilo desordenado que había creado en su negocio.

Scaramucci no fue incluido en el gobierno durante la transición por obra de Priebus, pero fue contratado por Trump la semana pasada. Esa decisión, pese a las objeciones de Priebus y Bannon, condujo a la renuncia de Spicer y dio pie a las ofensivas promesas de venganza de Scaramucci contra los miembros de la Casa Blanca que se habían opuesto a él o que hubieren hecho filtraciones a la prensa.

“El presidente cree firmemente que los comentarios de Anthony fueron inapropiados para una persona en su posición”, contestó Sanders cuando le preguntaron por la destitución.

___

Lemire reportó desde Nueva York. Los periodistas de The Associated Press Jill Colvin, Josh Boak y Vivian Salama contribuyeron para este despacho.

___

Lemire está en Twitter como http://twitter.com/@JonLemire y Lucey como http://twitter.com/@Catherine_Lucey