Justin Bieber se disculpó y dijo que espera que los argentinos puedan perdonarlo, pero quizá deba decirle lo mismo a algunos jueces en el país.

El astro pop de 19 años enfrenta denuncias penales y pedidos de reembolso en Argentina, las cuales se suman a sus pleitos con la policía por supuestamente pintar grafitos en Brasil y Colombia.

He tenido algunos de mis mejores conciertos ahí Un abogado argentino acusó a Bieber de enviar a sus guardaespaldas a atacar a un fotógrafo fuera de un club nocturno en Buenos Aires.

Otro lo señaló por insultar el símbolo nacional al arrastrar dos banderas argentinas con sus pies y un pedestal de micrófono para retirarlas del escenario ante la vista de 45.000 believers durante el primero de sus dos conciertos en el estadio River Plate. De ser enjuiciado y sentenciado por el incidente con la bandera, el cantante podría enfrentar hasta cuatro años en prisión.

Una descarga de nueve mensajes en Twitter apareció la madrugada del jueves en la cuenta de Bieber disculpándose por su comportamiento.

"Adoro Argentina y he tenido algunos de mis mejores conciertos ahí", dice uno de los mensajes.

Un video tomado por una admiradora que se ha vuelto viral en los sitios de socialización muestra al cantante tratando dos banderas argentinas que le lanzó el público como si fueran trapos sucios.

En los conciertos los músicos suelen levantar banderas y mostrarlas como símbolo de aprecio por sus admiradores. En el mismo estadio hace unos años Madonna se envolvió con la bandera y Mick Jagger lució una camiseta de la selección argentina de fútbol, su compatriota Paul McCartney, fascinó al público al ondear una enorme bandera argentina.

Pero Bieber "Procedió a barrer el piso con la insignia patria de la República Argentina, hecho calificado como delito por nuestra ley vigente", dice la denuncia penal presentada por el abogado Alejo de la Torre de la ciudad de Córdoba.

Las retiró para no lesionarse

De acuerdo con uno de los mensajes del cantante "la gente lanza cosas a mi escenario durante todo el show", y las suele retirar para no lesionarse. En otros mensajes dijo "incluso si se trataba de una bandera nunca haría nada para faltarle el respeto a Argentina" y "espero que puedan perdonar este error".

Bieber también fue demandado en Buenos Aires por el abogado Matías Morla quien representa a un paparazo que alega que fue perseguido y golpeado por los guardaespaldas de Bieber fuera del club nocturno INK, donde el cantante y sus acompañantes estuvieron de parranda el sábado.

Un juzgado de Buenos Aires accedió a la solicitud presentada por Morla y el abogado Víctor Stinfale para implementar un embargo por el que los bienes que dejó Bieber en Argentina no podrán ser retirados del país en 30 días, como media cautelar.

Lo di todo y sé que los fans también Bieber enfureció a los argentinos al abandonar el escenario en su concierto del domingo después de menos de una hora de espectáculo y al no presentarse para una sesión de fotos para la que algunas admiradoras habían pagado cientos de dólares. El representante del cantante, Scooter Braun, dijo que Bieber tuvo una intoxicación por alimentos tras su concierto del sábado y que a pesar recibir fluidos intravenosos durante ocho horas insistió en dar su concierto al día siguiente, incluso contra los consejos de los médicos.

La Unión de Consumidores de Argentina exhortó a la población a solicitar formalmente reembolsos por los boletos del fallido concierto que costaron hasta 320 dólares, acusando al cantante canadiense de violar su contrato y defraudar a sus admiradores.

Los mensajes de Bieber en Twitter se disculparon también por esto, mientras que dijo que "nunca haría nada para faltarle el respeto a mis admiradores".

"Me encantó estar aquí presentándome para ustedes y tengo ganas de regresar. Lo di todo y sé que los fans también", dijo.