El papa Francisco advirtió este jueves que la Virgen no es un cartero ni envía mensajes todos los días, al referirse a supuestos videntes que aseguran recibir constantemente las palabras de María.

La curiosidad nos hace decir: yo conozco un vidente que recibe cartas de la VirgenEl pontífice hizo esa reflexión durante el sermón de su misa matutina en la capilla de su residencia vaticana, la Casa Santa Marta, en la cual se refirió a un pasaje bíblico dedicado al "estado de ánimo del hombre y de la mujer espiritual".

"La curiosidad nos empuja a querer sentir que el Señor está aquí o allá, o nos hace decir: pero yo conozco un vidente, una vidente, que recibe cartas de la Virgen, mensajes de la Virgen", señaló.

"Pero mire, la Virgen es Madre. Y nos ama a todos. Pero no es una jefa de la oficina de correos para enviar mensajes todos los días", añadió.

"Espíritu de curiosidad"

Según el pontífice Jorge Mario Bergoglio, el "espíritu de la curiosidad" aleja a los cristianos de la sabiduría porque les hace interesarse sólo en los detalles y en las pequeñas noticias de cada día.

Alertó contra el "espíritu del cómo", que surge de la frase: "¡Cómo es esto!". Ese, dijo, no es un buen espíritu "porque lleva a la dispersión y a alejarse de Dios".

Reunión con Napolitano

Después de su sermón, el papa Bergoglio se dirigió a la sede de la Jefatura del Estado, el palacio del Quirinal de Roma, en visita oficial al presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano con quien estuvo reunido durante dos horas.

Durante su discurso, el papa aseguró que hay muchos temas y preocupaciones comunes entre él y Napolitano, tales como la crisis y la inmigración. El papa argentino dijo que están "impresas" en su mente las primeras visitas pastorales en Italia.

Reiteró que la Iglesia apoya a la familia, que es el lugar principal en el que se forma y crece el ser humano, en la que se aprenden los valores y ejemplos que los hacen creíbles, y aseguró que la familia necesita ser apreciada, valorada y protegida.