Musulmanes mantienen boicot a pesar de concesiones israelíes

Dirigentes musulmanes exhortaron a los fieles el martes a seguir rezando en las calles y evitar el ingreso a un santuario en Jerusalén incluso después de que Israel desmantelara los detectores de...

Dirigentes musulmanes exhortaron a los fieles el martes a seguir rezando en las calles y evitar el ingreso a un santuario en Jerusalén incluso después de que Israel desmantelara los detectores de metales que causaron las protestas.

Israel anunció que sustituiría los detectores de metales por nuevas medidas de seguridad, pero añadió que su instalación tomaría unos seis meses. Éstas podrían incluir “tecnología avanzada", como cámaras sofisticadas, y nuevos despliegues policiales.

Clérigos musulmanes exigen regresar a la situación anterior a la instalación de los detectores de metales en el sitio, el tercero más sagrado del islam y el más sagrado del judaísmo.

Los clérigos dijeron que necesitan tiempo para estudiar las medidas israelíes. “Debemos conocer todos los detalles antes de decidir si oramos dentro del recinto”, dijo el muftí Mohammed Hussein, la principal autoridad musulmana de Jerusalén.

Los fieles musulmanes hicieron caso a la exhortación de los clérigos y decenas asistieron a los oficios de mediodía en las calles alrededor del santuario.

La crisis creciente entre Israel y el mundo musulmán, que comenzó a mediados de julio, no se ha resuelto con el retiro de los detectores.

Jordania, custodia musulmana del santuario, cumple un papel crucial para tratar de poner fin al enfrentamiento.

Sus gestiones se vieron perjudicadas durante el fin de semana cuando un guardia israelí en la embajada de Israel en Amán mató a tiros a dos jordanos después de que uno de ellos lo atacara con un destornillador.

Un enfrentamiento de 24 horas se resolvió con una llamada telefónica entre el rey jordano Abdalá II y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

La explanada de 15 hectáreas (37 acres) ubicada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, es el tercer lugar sagrado del islam y el primero del judaísmo, ya que según la tradición en ella se levantaban templos bíblicos. El recinto, Explanada de las Mezquitas para los musulmanes y Monte del Templo para los judíos, está en el centro del conflicto entre israelíes y palestinos, y ya provocó importantes confrontaciones en el pasado.

Israel instaló los detectores de metales en respuesta a un ataque perpetrado por palestinos desde el interior del complejo en el que murieron dos policías israelíes.

La iniciativa enfureció al mundo musulmán, que señaló a Israel de intentar ampliar su control sobre la zona con la excusa de la seguridad, una acusación que las autoridades israelíes niegan.

La instalación de detectores de metales desencadenó amplias protestas y enfrentamientos con varias víctimas mortales durante la semana pasada.