Japón: Premier niega acusaciones de mal uso de influencia

Interrogado por legisladores de la oposición mientras cae la aprobación de su gabinete, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, reiteró el lunes, durante un creciente escándalo de favoritismo, que...

Interrogado por legisladores de la oposición mientras cae la aprobación de su gabinete, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, reiteró el lunes, durante un creciente escándalo de favoritismo, que no usó su influencia para ayudar a un amigo.

Las preguntas fuera de una sesión ordinaria del Parlamento, una rara instancia, resaltan el deseo del gobernante Partido Liberal de recuperar la confianza pública.

Se espera que Abe reorganice su gabinete la próxima semana, luego de un desplome de popularidad causado por una serie de escándalos y la imposición del partido de una impopular ley.

Las preguntas del lunes estuvieron relacionadas con acusaciones de que Abe intervino en favor de un amigo, Kotaro Kake, para que éste consiguiera aprobación para abrir una escuela veterinaria en el oeste de Japón.

En la sesión en la cámara baja del Parlamento, Abe dijo que solamente buscaba reformas en el sector en una zona económica especial y que no estuvo involucrado directamente en la decisión sobre la solicitud de Kake.

"Yo solamente instruí que se aceleraran las gestiones para las reformas de desregulación. Nunca emití instrucciones sobre casos específicos”, dijo Abe. La aprobación es resultado de un proceso que fue apropiado y abierto”.

El escándalo sobre la escuela estalló luego de que un informante y exfuncionario del Ministerio de Educación, Kihei Maekawa, dijo que la oficina de Abe tuvo una influencia significativa en la aprobación de la escuela y distorsionó la decisión. Varios documentos del ministerio muestran que las presiones para una aprobación temprana de la solicitud de Kake provinieron de “altos niveles” de la oficina del premier, dijo Maekawa.

Él y otros testigos, incluyendo burócratas y dos antiguos miembros del panel comisionado por Abe para la escuela, dijeron que no recibieron instrucciones directas del premier.

Dada la ausencia de alternativas significativas de centroizquierda o rivales fuertes dentro de su partido, por el momento la posición de Abe como primer ministro no está amenazada. Pero la popularidad de su gabinete ha caído a apenas por encima del 30%.