Inside Out, 2012-2013
La fotógrafa Elisa Decker imagina que dentro de 25 años Nueva York estará patas arrriba Elisa Decker /NYC25

El macrofestival Curate NYC 2013 expone las mejores 25 obras de arte con el fin de convertir a la ciudad de NUeva York en un centro de referencia artística. 

El festival, dirigido a ilusionar a los jóvenes artistas y poner a su disposición canales de exhibición y venta de sus trabajos, pretende que la ciudad de Nueva York siga siendo el gran centro artístico mundial.

El complejo y laberíntico certamen es de temática abierta, pero también tiene un opción temática. Los organizadores han formulado a los participantes que den respuesta a una pregunta: ¿Cómo será Nueva York dentro de 25 años?. Los finalistas de este concurso, NYC25, exponen sus obras físicamente hasta el 14 de noviembre en la galería Westwood, una de las cinco asociadas al certamen.

Mejorar la calidad de vida

El festival está financiado por la New York City Economic Development Corporation, una empresa sin ánimo de lucro apadrinada por el ayuntamiento de la ciudad para mejorar la calidad de vida de la gran metrópoli y sus cinco grandes distritos, y producido por Full Spectrum Experience, un think-tank dedicado a poner en contacto a artistas, teóricos, pensadores y agentes sociales para que desarrollen ideas en favor de la ciudad. Es el tercer año en que ambas entidades se alían para montar Curate NYC: en 2010 recibieron obras de de 1.200 artistas y al año siguiente de 1.500.

Varias docenas de 'curators' de primer orden organizan exposiciones virtuales Este año el festival de promoción del arte de base ha superado todas las expectativas. En la web pueden verse las casi 2.00 obras remitidas entre el 3 de septiembre y el uno de octubre, plazo establecido para la recepción de trabajos. Ahora están en la fase de exposición. Además de la galería Westwood hay muestras en Elisa Contemporary Art, que recoge obras relacionadas con el Bronx; Chashama, de Manhattan; Local Project, de Queens; Gallery Brooklyn, y @139BAY, de Stanten Island. Para completar la oferta, los organizadores han invitado a varias docenas de curators de museos de primer nivel y ferias de arte de todo el mundo para que organicen exposiciones virtuales según los gustos personales y el criterio de cada cual.

El centenario de Supermán

En medio de este maremágnum de ofertas e impulsos —la navegación por la web del certamen garantiza horas de entretenimiento y encuentro con formas de arte frescas y novedosas—, quizá el apartado más llamativo sea el de NYC25, donde las visiones de futuro permiten una libertad absoluta. Los organizadores justifican la elección de 2038, porque el año marcará el centenario de importantes hitos: el establecimiento en los EE UU del salario mínimo, la primera aparición publica de Superman, la emisión radiofónica de Orson Welles de La guerra de los mundos... "¿En qué tipo de ciudad se producirán esos recuerdos? ¿Cómo será Nueva York cultural, política, económica o medioambientalmente?", se preguntan.

Hace 25 años, en 1988, Google , Facebook y Twitter no existían Para dar una idea de los profundos cambios en la "topografía del mundo" que pueden suceder en un cuarto de siglo, recuerdan que hace 25 años, en 1988, "Google , Facebook y Twitter no existían", el climatólogo James Hansen introdujo el término calentamiento global, Benazir Bhutto se convirtió en la primera mujer en dirigir una nación musulmana, ocurrió la pandemia del SIDA y las guerras entre Irak e Irán y Afganistán y la URSS... "¿Qué habríamos predicho entonces del mundo de hoy?".

Entre las visiones futuras de los artistas participantes hay ecos apocalípticos como los de la pintora tenebrista Agnieszka Zabawa ; la encuesta fotográfica de Chanel Kennebrew, que pidió a personas elegidas al azar que escribieran su idea de futuro y posaran con el cartel ante la cámara; la visión dsel icónico skyline de la ciudad pero patas arriba de Elisa Decker o el proyecto de censo subversivo Sense Us 2038 de Nicky Enright, que imagina la desaparición de toda barrera racial.