Tropas iraquíes aseguran barrios de Mosul tras conquistas

Soldados iraquíes aseguraban el viernes un vecindario clave de la ciudad de Mosul recuperado al grupo extremista Estado Islámico en la víspera, un día después de que el primer ministro de Irak...

Soldados iraquíes aseguraban el viernes un vecindario clave de la ciudad de Mosul recuperado al grupo extremista Estado Islámico en la víspera, un día después de que el primer ministro de Irak declaró el final del autoproclamado califato de la milicia radical.

El teniente general Abdul Wahab al-Saadi y el teniente coronel Salam Hussein dijeron a The Associated Press que sus fuerzas seguirán limpiando el territorio el viernes después de recuperar la mezquita al-Nuri, de gran simbolismo, tras una ofensiva que comenzó al amanecer.

Al-Saadi dijo que sus fuerzas seguían avanzando en la Ciudad Vieja y se acercaron a 700 metros del río Togtis, que divide a Mosul en los sectores occidental y oriental.

El templo y su famoso minarete del siglo XII fueron destruidos por el grupo Estado Islámico la semana pasada, lo que según el gobierno fue un indicio de que los milicianos estaban a punto de perder la segunda ciudad del país.

Horas después, el primer ministro de Irak, Haider al-Abadi, anunció que la total liberación de Mosul está cerca y que "nuestras valientes fuerzas lograrán la victoria".

Las fuerzas de Bagdad, respaldadas por la coalición liderada por Estados Unidos, iniciaron la operación para retomar Mosul en octubre y el gobierno prometió que la ciudad sería liberada antes del fin de 2016.

Sin embargo, ha sido una lucha larga y mortífera y a ocho meses el Estado Islámico aún mantiene dos kilómetros cuadrados de la ciudad. Más de 850.000 personas han sido desplazadas, según la Organización Internacional de Migración.

La Ciudad Vieja, con sus casas encimadas y callejones estrechos, ha sido testigo de los más arduos combates urbanos. Las zonas recuperadas por las fuerzas iraquíes están llenas de escombros de viviendas destruidas, de los cuales se alza el hedor de cuerpos putrefactos.

Se cree que unos 300 combatientes del el grupo Estado Islámico permanecen atrincherados en Mosul junto con unos 50.000 civiles, de acuerdo con la ONU.