Tiempo y vientos pueden ayudar contra incendio en España

Las autoridades españolas albergaban esperanzas el lunes de que las descendientes temperaturas y los vientos favorables les ayuden a combatir un incendio forestal en el perímetro del parque nacional...

Las autoridades españolas albergaban esperanzas el lunes de que las descendientes temperaturas y los vientos favorables les ayuden a combatir un incendio forestal en el perímetro del parque nacional Doñana, famoso por su biodiversidad y por albergar especies amenazadas.

La presidenta del gobierno regional de Andalucía, Susana Díaz, dijo a reporteros que "hoy es un día clave" en los esfuerzos contra el incendio. Reconoció que han tenido dificultades y que el incendio estuvo bajo control, pero aseguró que hay buenas esperanzas.

"En la madrugada avanzó. Hubo momentos de mucha dificultad y lo hacía sin ningún control. Hoy todas las noticias son positivas. El balance que acabamos de tener es mucho mejor, pero con mucha prudencia, porque si cambia el viento o suben las temperaturas, las circunstancias a las que nos enfrentamos son distintas, pero hoy con el semblante de los profesionales que están trabajando, hay bastante más sosiego que en el día de ayer", declaró.

Los bomberos rodearon dos de los tres focos que ardían en la zona, pero un tercero más cercano al parque seguía sin control, debido principalmente al fuerte viento, según la unidad andaluza de prevención de incendios forestales, INFOCA.

El parque "no ha sido afectado para nada", aunque el fuego sí ha dañado zonas protegidas en la zona, afirmó Ignacio Fernández, portavoz de INFOCA.

El ministro del Interior Juan Ignacio Zoido avisó que hasta ahora no ha habido víctimas del siniestro.

En un primer momento no había datos sobre cuánta superficie había ardido.

Díaz dijo que no se ha descartado la posibilidad de que el fuego prendido intencionalmente el sábado.

El incendio una semana después de que unos incendios forestales mataron a 64 personas en la vecina Portugal, que al igual que España está sufriendo de sequía y altas temperaturas.

El incendio comenzó el sábado en la costa suroeste y avanzó hacia el este en dirección al parque nacional de Doñana, designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1994.

En el parque están protegidas unas 107.000 hectáreas de gran importancia ecológica, debido a sus ecosistemas como pantanos, bosques y arenas. Es una parada frecuentada por aves migratorias y hábitat de muchas especies animales.

Se pronostican temperaturas de unos to 33 grados centígrados (91 Fahrenheit), comparado con las de 40 grados centígrados que han dominado en días recientes. También se vaticinan vientos más favorables.

Unas 1.000 personas fueron evacuadas en las proximidades del poblado de Moguer, donde estalló el incendio.

El alcalde de Moguer, Gustavo Cuellar, dijo que unas 160 personas, en su mayoría turistas y campesinos que estaban en hoteles y granjas, pasaron la noche en unas instalaciones deportivas.