Brexit: May les ofrece esperanza a ciudadanos europeos

La primera ministra británica Theresa May prometió el jueves que los ciudadanos de la Unión Europea no serán echados de inmediato del Reino Unido una vez que el país abandone el bloque, y dijo que el...

La primera ministra británica Theresa May prometió el jueves que los ciudadanos de la Unión Europea no serán echados de inmediato del Reino Unido una vez que el país abandone el bloque, y dijo que el destino de éstos será una de las máximas prioridades en las negociaciones del Brexit, lo que generó elogios de otros mandatarios europeos durante momentos de tensión para el continente.

Las propuestas que presentó May durante una cumbre europea fueron un oportuno gesto presentado días después de que comenzaran las pláticas para definir la salida de Gran Bretaña. La canciller alemana Angela Merkel dijo que se trata de “un buen comienzo”.

May delineó los parámetros para los derechos de los 3 millones de ciudadanos europeos que viven legalmente en Gran Bretaña y cómo se les protegería de un daño excesivo debido al abandono del bloque. Dejó en claro que Gran Bretaña aspira a medidas recíprocas para los 1,5 millones de ciudadanos británicos que viven en naciones pertenecientes a la Unión Europea. El tema de los derechos de ciudadanía es uno de los más sensibles en las negociaciones del Brexit.

Bajo la propuesta de May, a los ciudadanos europeos con residencia legal en el Reino Unido no se les pedirá que abandonen el país y se les ofrecerá la posibilidad de regularizar su situación después del Brexit, dijo un alto funcionario británico. May también prometió aligerar la pesada burocracia relacionada a dicho papeleo, declaró el funcionario.

“Nadie quedará al borde del precipicio”, dijo el funcionario que habló bajo condición de anonimato debido a que May presentó su propuesta durante una cena privada en la cumbre de la Unión Europea.

Merkel recibió con agrado las promesas de May, pero insistió en que “desde luego, existen muchos otros temas”. Mencionó los costos que Gran Bretaña deberá cubrir por su salida de la Unión Europea y las dudas sobre cómo lidiar con la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda, miembro de la UE.

“Significa que tenemos mucho por hacer”, subrayó Merkel.

El canciller austriaco Christian Kern dijo que las propuestas de May son “el primer paso”, pero advirtió que aún habría muchos ciudadanos europeos en Gran Bretaña que no quedarían cubiertos bajo ese plan. “Apenas estamos comenzando y no sabemos si será un sprint o un maratón”, comentó.

El premier holandés Mark Rutte dijo que existen “miles de preguntas por formular” sobre las propuestas de May, y cuestionó el motivo por el que la líder británica las presentaba ante la Unión Europea y no con los negociadores del Brexit.

La salida de Gran Bretaña en 2018 provocará que la Unión Europea pierda a uno de sus miembros más grandes y a un protagonista global, pero las otras naciones del bloque ya piensan en los resultados del divorcio. En noviembre decidirán si las agencias europeas que cuentan actualmente con sede en Gran Bretaña serán trasladadas al continente, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Las agencias médicas y financieras del bloque se encuentran en Londres, y prácticamente todos los miembros quieren albergar a una o ambas dependencias. El jueves, los líderes de la UE acordaron los procedimientos para tomar una decisión justa.

Durante el encuentro emergió un desacuerdo sobre si aún podría revertirse el proceso de salida de Gran Bretaña.

Tusk dijo que cuando sus amigos británicos le preguntaron si concebía alguna manera para que Gran Bretaña permaneciera en el bloque, les respondió: “La Unión Europea se construyó en sueños que parecían imposibles de alcanzar. Así que nunca se sabe”.

___

Los periodistas de Associated Press Angela Charlton en Bruselas y Geir Moulson en Berlín contribuyeron con este despacho.