Fiscal de París acusa a agresor de agentes en catedral

El hombre que atacó con un martillo a agentes que patrullaban el exterior de la catedral de Notre Dame al parecer se radicalizó mediante internet y era desconocido para la policía y los servicios de...

El hombre que atacó con un martillo a agentes que patrullaban el exterior de la catedral de Notre Dame al parecer se radicalizó mediante internet y era desconocido para la policía y los servicios de inteligencia de Francia, dijo el sábado el principal fiscal de París.

El argelino de 40 años, estudiante de doctorado, fue acusado de manera preliminar el sábado de intento de homicidio de un agente en relación con un plan terrorista y de confabulación terrorista, según la fiscalía.

Un agente resultó levemente herido en el ataque ocurrido el martes.

El agresor, que había gritado “¡esto es por Siria!”, fue baleado por la policía y atendido en un hospital con una herida de bala en el torso.

El fiscal de París, Francois Molins, dijo el sábado en conferencia de prensa que el individuo tiene “perfil de novato” aunque los servicios antiterroristas temen a este tipo de personas igual que a los extremistas adiestrados para perpetrar ataques.

“Hoy la amenaza terrorista está cambiando de forma. Y esta vez confrontamos una amenaza interna... individuos que pretenden ejecutar planes aquí cuando tienen dificultades para integrarse a las zonas de guerra”, declaró Molins.

El agresor fue identificado esta semana como Farid Ikken por un sobrino en Argelia, el abogado Sofiane Ikken, y un amigo, el periodista argelino Kamal Ouhnia.

Molins, quien no ha identificado al detenido por su nombre completo, confirmó que el agresor era un periodista nacido en Akbou, una localidad del norte de Argelia, y vivía legalmente en Francia como estudiante que trabajaba en su tesis doctoral.

Los investigadores registraron una residencia para estudiantes donde el agresor vivía en Cergy-Pontoise, un suburbio de París, y encontraron una declaración de lealtad al grupo Estado Islámico que grabó la mañana del ataque.

El agresor se presentó como un “soldado del califato”, señaló la fiscalía.

Los agentes también encontraron una computadora portátil y cuatro memorias USB que contenían propaganda extremista islámica, fotos y videos sobre los ataques en Londres, París, Bruselas y una iglesia en la región francesa de Normandía, así como imágenes de la guerra en Siria.

El sujeto se describió como un musulmán suní que comenzó una observancia religiosa “bastante radical” hace unos 10 meses, según Molins.