EEUU ataca desde el aire a fuerzas pro Assad en Siria

Estados Unidos bombardeó el martes a fuerzas progubernamentales en Siria por segunda vez en menos de tres semanas, tras calificarlas como una amenaza para los combatientes de la coalición que lucha...

Estados Unidos bombardeó el martes a fuerzas progubernamentales en Siria por segunda vez en menos de tres semanas, tras calificarlas como una amenaza para los combatientes de la coalición que lucha contra el grupo Estado Islámico y para los efectivos aliados en un campo de adiestramiento en el sur del país.

El ataque tuvo lugar después de discusiones complicadas y confusas que reflejan el difícil campo de batalla de Siria y las diversas fuerzas que se disputan un fragmento de ese país inmerso en la crisis.

La jornada comenzó cuando fuerzas favorables al presidente sirio Bashar Assad fueron atacadas por combatientes que la coalición encabezada por Estados Unidos cree son rebeldes sirios no afiliados al bloque militar.

Se desconoce qué fuerza lanzó el ataque pero hubo bajas, dijo un funcionario estadounidense. Estados Unidos había solicitado a las fuerzas pro Assad que se retiraran de la zona próxima al campo de adiestramiento.

Después, en una medida inusual en las conversaciones con funcionarios rusos, Estados Unidos accedió a permitir que las fuerzas favorables a Assad repelieran el ataque y retiraran a sus heridos, dijo un funcionario que solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones sobre el asunto.

Sin embargo, poco después, más fuerzas progubernamentales comenzaron a ingresar en la zona con armas antiaéreas y máquinas pesadas que la coalición dijo no eran parte del acuerdo ni necesarias para atender ni retirar a los heridos.

La coalición envió advertencias a Rusia, pero el funcionario dijo que fueron ignoradas.

Estados Unidos no sostiene conversaciones directas con el gobierno de Assad, al que acusa de cometer atrocidades en los más de seis años de la guerra civil.

Sin embargo, Estados Unidos aborda problemas con Siria de manera indirecta, por lo general a través de funcionarios rusos. Rusia es aliado militar del gobierno de Assad.

La coalición dijo en un comunicado que al menos 60 efectivos de las fuerzas pro Assad se ubicaban a unos 40 kilómetros (25 millas) de la zona de adiestramiento de la coalición en Tanf, que se ubica dentro de una zona protegida cerca de la frontera sur de Siria con Jordania. Varias fuerzas han estado en esa zona desde un ataque estadounidense previo, el del 18 de mayo, contra las fuerzas progubernamentales.

Un segundo funcionario estadounidense dijo que su país destruyó dos piezas de artillería y un arma antiaérea, y dañó un tanque en la incursión aérea del martes.

Se desconoce el número de efectivos muertos, dijo el funcionario, que también solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones sobre detalles de la operación.

Funcionarios dijeron que algunas fuerzas pro Assad permanecen en la zona. Se desconoce su número y si se disponen a marcharse.

Funcionarios estadounidenses no han identificado a esas fuerzas con precisión, pero dijeron que Irán las respalda o las dirige. Se desconoce si son soldados iraníes, miembros de Jezbolá, efectivos sirios o integrantes de otro grupo paramilitar.