Pocos grupos extintos tienen más presencia en el mundo que Los Beatles. Hasta tal punto que una de sus caras visibles, Paul McCartney, asegura que compone música ayudado del espíritu de su compañero John Lennon, que falleció asesinado en 1980.

En una entrevista concedida a la revista Rolling Stone, McCartney dice que cuando compone "si estoy en un punto en el que me digo: 'No estoy seguro de esto', lo lanzo a través de la habitación hacia John. Entonces él me dice: 'No puedes ir por ahí, hombre'. Y yo le contesto: 'Tienes toda la razón, ¿qué tal esto otro?' -'Sí, eso está mejor' Tenemos una conversación y no quiero perder eso".

McCartney, de 71 años y que acaba de publicar su vigésimo cuarto album en solitario, titulado New, revela también que su agria relación con la viuda de Lennon, Yoko Ono, es agua pasada. El de Liverpool admite que Yoko Ono es "muy dura", pero que pensó que "si John la amaba, tiene que haber algo. Él no es estúpido (en tiempo presente en la entrevista original)". McCarthey se pregunta "¿Qué vas a hacer? ¿Vas a guardar un rencor que en realidad nunca tuviste?". Para llegar a este punto, McCartney asegura que las palabras del otro miembro fallecido de los Beatles, George Harrison, también le valen: "George me diría: 'Tú no quieres este tipo de cosas dando vueltas a tu vida'".

En cambio, McCartney no tiene palabras de perdón para Mark David Chapman, asesino de John Lennon: "Podría perdonar a cualquier otra persona, pero no veo por qué querría perdonarle. Es un tipo que hizo algo tan loco y tan terminante... ¿por qué debería bendecirle con mi perdón?".