Pakistán congela cuentas de 5.000 presuntos milicianos

Pakistán ha congelado las cuentas de 5.000 presuntos milicianos, confiscándoles unos tres millones de dólares, pero Islamabad todavía podría ser investigada en junio, en la crucial reunión de una...

Pakistán ha congelado las cuentas de 5.000 presuntos milicianos, confiscándoles unos tres millones de dólares, pero Islamabad todavía podría ser investigada en junio, en la crucial reunión de una organización internacional que sigue la pista del financiamiento terrorista.

Analistas y funcionarios del gobierno dicen que cortar el suministro financiero a grupos milicianos censurados es difícil debido a la lentitud política y los simpatizantes que tienen.

El próximo mes en España, el Grupo Especial sobre Acción Financiera actualizará su evaluación sobre "jurisdicciones carentes de cooperación y de alto riesgo", dijo en un mensaje electrónico Alexandra Wijmenga-Daniel, del departamento de comunicaciones. No dio detalles.

La organización intergubernamental integrada por 35 países fue creada en 1989 para combatir el lavado de dinero. Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, también asumió el papel de lucha contra el financiamiento del terrorismo.

Estar en la "lista negra" del grupo especial podría afectar negativamente las posibilidades del país para obtener préstamos, si su sistema bancario es considerado un lugar seguro para el lavado de dinero.

En el 2015, Pakistán fue exento del escrutinio de esta entidad luego que una sesión parecida aplaudió el progreso del país en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento terrorista.

Sin embargo, hay preocupaciones por el resurgimiento de grupos proscritos como Lashkar-e-Taiba con nuevos nombres. Lo que también preocupa es la relativa facilidad con la que los grupos como Jaish-e-Mohammed aparentemente pueden operar, administrando abiertamente seminarios islámicos y recaudaciones de fondos.

"El gobierno tiene que encontrar la manera de proscribir completamente a personas y grupos (sospechosos de realizar actividades milicianas) para que dejen de operar. Esta es la única manera", dijo Muhammad Amir Rana, director del Instituto Pakistán sobre Estudios de Paz, con sede en Islamabad.