Revelan espionaje de EEUU en Juegos de Invierno Utah 2002

Un ex funcionario de alto rango de la agencia de espionaje que fue investigado por filtraciones reveló que la Agencia de Seguridad Nacional realizó una vigilancia exhaustiva en Salt Lake City durante...

Un ex funcionario de alto rango de la agencia de espionaje que fue investigado por filtraciones reveló que la Agencia de Seguridad Nacional realizó una vigilancia exhaustiva en Salt Lake City durante los Juegos Olímpicos de Invierno 2002, de acuerdo con documentos de la corte.

Thomas Drake, ex funcionario de la NSA, escribió en una declaración dada a conocer el viernes que la Agencia recopiló y almacenó prácticamente todas las comunicaciones electrónicas que entraban o salían del área de Salt Lake City, incluyendo contenidos de correo electrónico y mensajes de texto.

"Funcionarios de la NSA y del FBI consideraron el operativo de campo de los Juegos de Salt Lake una oportunidad de oro para sumar recursos de ambas agencias para ponerlos a prueba y afinar los detalles de una nueva escala de vigilancia masiva", escribió Drake.

La revelación se dio como parte de una demanda legal presentada por el abogado Rocky Anderson, que era el alcalde de Salt Lake City durante los Juegos llevados a cabo un par de meses antes de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Anderson señaló que el documento fue divulgado al Departamento de Justicia de Estados Unidos el miércoles.

Michael Hayden, ex director de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional, ha negado en documentos de la corte que tal programa haya existido. Hayden fue director de la NSA de 1999 a 2005.

El actual director de operaciones de la NSA, Wayne Murphy, declaró en documentos de la corte que la vigilancia de la Agencia en Salt Lake City fue limitada a comunicaciones internacionales en las que se creía razonablemente que al menos uno de los involucrados estaba relacionado con grupos terroristas extranjeros.

Drake refutó esas declaraciones al escribir que él habló con colegas que trabajaron en la operación y estaban preocupados sobre su legalidad. Añadió que él mismo vio además documentos que mostraban el equipo de vigilancia que estaba siendo dirigido al programa en Utah.

Su declaración fue escrita en respaldo a la demanda presentada por el ex alcalde. Anderson subrayó que la demanda está diseñada para obtener más información respecto a lo que él llama operaciones encubiertas e ilegales.

La NSA ha argumentado que las aseveraciones de la demanda son especulaciones disparatadas sobre un programa que quizá nunca existió. Sin embargo, un juez resistió la presión del Departamento de Justicia para desestimar la demanda en enero.