Indocumentados
Tres indocumentados en una casa para migrantes en Huehuetoca, estado de México, en agosto de 2012. GUSTAVO DURÁN / NOTIMEX

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) inició este domingo la celebración de la Semana Nacional de la Migración con una campaña que solicita una reforma migratoria para legalizar a 11 millones de inmigrantes indocumentados.

"Los católicos tienen la responsabilidad de dar la bienvenida a los recién llegados en nuestras comunidades y parroquias, ayudarlos a integrarse y proveer apoyo material y espiritual que les permita florecer", dijo el arzobispo de Los Ángeles, José Gómez.

"La Semana Nacional sobre Migración es una oportunidad para la Iglesia para recordar y reflexionar sobre estas obligaciones", señaló Gómez, presidente del Comité sobre Migración de la USCCB.

Una reforma justa

Como parte de la celebración de este año, el Departamento de Servicios de Migración y Refugiados de la USCCB tiene prevista una campaña de tarjetas postales en la que exhorta al Congreso a aprobar una reforma migratoria justa.

Los obispos piden la ciudadanía para los indocumentados y la unidad familiar, entre otros puntosLos puntos centrales incluyen un camino a la ciudadanía para los indocumentados, la unidad familiar, una vía legal para inmigrantes que busquen trabajos no especializados, el restablecimiento de protecciones en las políticas de cumplimiento de las leyes de inmigración.

Asimismo, piden que se aborden las causas de la migración provocada por persecución y la desigualdad económica, según informaron los obispos en el sitio www.justiceforimmigrants.org.

La administración del presidente Barack Obama y el Congreso "deben trabajar juntos" para lograr esos objetivos, dijo el arzobispo Gómez.

En una entrevista en noviembre pasado durante la reunión anual de la USCCB en Baltimore, Maryland, Gómez dijo que la Iglesia católica tiene el propósito de trabajar "intensamente" en 2013 para lograr una reforma migratoria.

"Estamos rezando y esperamos que nuestros gobernantes se den cuenta de la importancia de este asunto, y actúen rápido lo más pronto posible para que se inicie este proceso y podamos tener la reforma lo antes posible, ese es mi deseo", puntualizó.

Evitar las separaciones

El departamento de Seguridad Interna (DHS) divulgó la semana pasada la entrada en vigor a partir del 4 de marzo de una regla que evitará la separación de ciertas familias durante el proceso para que sus miembros obtengan su residencial legal en el país.

La nueva regla permitirá a ciertos inmigrantes que se encuentran en el país ilegalmente solicitar una exención provisional antes de viajar a sus países como parte del proceso para obtener una visa de inmigrante.