Unos 2.100 migrantes fueron rescatados en el Mediterráneo y transportados a salvo a tierra, informó el sábado la Guardia Costera italiana.

Uno de los rescatados es un bebé de seis semanas, enviado rápidamente a un centro médico. También se recogió un cadáver.

Con el comienzo del clima cálido, los traficantes basados en Libia lanzan pequeños botes de madera sobrecargados de migrantes a los que abandonan a la merced del traicionero Mediterráneo.

Además de los guardacostas italianos y un buque español, dos buques de carga y embarcaciones de ONG se sumaron al rescate masivo.

Los migrantes, provenientes en su mayoría del África subsahariana, huyen de la guerra y la pobreza.