El presidente sirio, Bachar Al Asad, propuso este domingo una nueva iniciativa para alcanzar un acuerdo político en Siria, en su primer discurso a la nación en medio año, aunque insistió en que mantendrá "la lucha contra los terroristas".

El plan revelado por Al Asad exige que, en primer lugar, cese el suministro internacional de armas a los "terroristas", tras lo cual el Ejército sirio detendrá sus operaciones y se iniciará un diálogo nacional con el objeto de elaborar una nueva Constitución y elegir a un nuevo gobierno.

Al Asad insistió en que su misión es "solo defender a Siria de sus enemigos", en lo que calificó como un conflicto "nunca visto" en la región.

Según destaca BBC, el presidente ha señalado en su discurso que los rebeldes sirios son un "grupo de criminales" que "tienen la misma ideología que Al Qaeda". "Los terroristas a los que combatimos son los mismos a los que se enfrenta Occidente en Afganistán", afirma Al Asad.

Según los últimos datos revelados por la ONU la semana pasada, el conflicto en Siria suma al menos 60.000 muertos.