Estadounidenses se dividen por partidos en despido de Comey

Los últimos sucesos en la capital de Estados Unidos han dejado a muchos estadounidenses con la sensación de que viven en una infinita montaña rusa política. Menos de una semana después de que los...

Los últimos sucesos en la capital de Estados Unidos han dejado a muchos estadounidenses con la sensación de que viven en una infinita montaña rusa política.

Menos de una semana después de que los republicanos de la Cámara de Representantes votaran a favor de desmantelar la emblemática reforma sanitaria de Barack Obama, el presidente, Donald Trump, despidió de improviso al director del FBI, James Comey.

Después, el miércoles, Trump se reunió con el principal diplomático ruso en medio de varias investigaciones del FBI y el Congreso sobre las interferencias rusas en las elecciones presidenciales del año pasado y los posibles contactos entre la campaña de Trump y Moscú.

Ante las últimas noticias llegadas de Washington, los votantes continuaron divididos en función de su partido. Los republicanos y partidarios de Trump vieron como necesario el dramático despido de Comey, mientras que los demócratas lo veían con recelo.

___

“SE LIBRARÁ DE ELLOS”

Ronnie Vaca, de 36 años y que trabaja en el sector de la biotecnología, dijo que no está de acuerdo con la decisión de Trump de despedir a Comey y cree que es una maniobra para evitar que los investigadores encuentren pruebas de interferencias rusas en las elecciones.

“Si no recibe las respuestas que quiere, se librará de ellos y pondrá a alguien que le dé lo que busca”, afirmó Vaca, veterano del ejército y residente en Orange County, California, que votó por Hillary Clinton.

___

EL DESPIDO FUE “NECESARIO”

Harding Aslinger, un jubilado de 70 años que estaba de visita en el arco Gateway de St. Louis desde Chattanooga, Tennessee, describió el despido de Comey como “necesario para la mejora del gobierno”.

Aslinger dijo tener “confianza total” en el presidente y su gobierno.

___

NO ES LA “OFICINA FEDERAL DE PROCESAMIENTO”

El asesor financiero John Carey dijo creer que Comey debería haber renunciado o haber sido despedido el pasado julio por sobrepasarse en la investigación sobre los emails de la candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton.

Comey, de 65 años y procedente de Kansas City, Missouri, dijo creer que Comey debería haber entregado las pruebas al Departamento de Justicia en lugar de expresar sus propias opiniones sobre el caso.

“Es la Oficina Federal de Investigación, no la Oficina Federal de Procesamiento”, dijo Carey, que no votó en las elecciones presidenciales del año pasado.

___

EL DESPIDO DE COMEY FUE COMO “THE BACHELOR”

Amber Jordan, directora de marketing de 34 años de Little Rock, Arkansas, dijo que veía previsible que hubiera cambios de personal con cualquier cambio de gobierno. No creía que nadie, Comey incluido, debiera sorprenderse por la decisión de Trump.

“No le gusta trabajar con gente a la que no le gusta trabajar para él”, dijo.

Jordan esperaba que Comey fuera destituido, pero dijo que Trump anunció la decisión de una forma similar a cómo se eliminaría a un concursante en el reality show “The Bachelor”.

“No se despide a alguien en vivo”, dijo Jordan. “No es así como el presidente debería gestionar las cosas”.

___

“TRAGEDIA NACIONAL”

Charles Martin, propietario de una librería en Oklahoma City, apoyó a Hillary Clinton en noviembre, pero ha intentado ser optimista sobre el mandato de Trump.

Sin embargo, la última decisión del presidente le preocupa.

Despedir al director del FBI en medio de una investigación sobre posibles contactos entre la campaña de Trump y Rusia es antiestadounidense y algo que podría esperarse en un “régimen de mano dura”, dijo Martin, de 40 años.

“Lo que es inquietante de esto es que parece que estamos llegando al final de lo que ha sido un bochorno nacional y empezando a acercarnos a la cúspide de una tragedia nacional”, dijo Martin. “En 10 años, ¿vamos a pensar en esto como ‘No puedo creer que hiciéramos eso, qué raro’? ¿O va a ser ‘Vaya, aquí fue donde todo empezó a desmoronarse’?”.

___

“TENEMOS QUE SABER”

Como otros partidarios de Clinton, Cheri Zettel veía sospechoso el momento del despido de Comey debido a las pesquisas sobre Rusia. Ella querría que un fiscal especial se encargue de la investigación.

“Puede que no encuentren nada, y eso también está bien. Pero tenemos que saberlo”, señaló.

Zettel, de 57 años y residente en Dallas, dijo que Estados Unidos “no puede tener una influencia constante en nuestras elecciones, o hemos perdido nuestra democracia”.

“No me entusiasma que Comey tuviera tanta influencia en nuestras elecciones... pero nadie pensó en despedirle cuando todo giraba en torno a Hillary Clinton”.

___

OCURRIÓ EN “UN MOMENTO MUY VULNERABLE”

Mary Smith, asistenta retirada y registrada como independiente, votó por Hillary Clinton. El miércoles dijo que todavía estaba tratando de comprender lo ocurrido.

“No lo entiendo”, dijo Smith, de 71 años y residente en Schenectady, Nueva York, mientras esperaba en el aeropuerto de Albany. “Parece que esta decisión se tomó en un momento muy vulnerable, en el que intentaba investigar la conexión rusa con Flynn”.

___

“NO DEJO QUE LAS COSAS ME AFECTEN MUCHO”

Cuando se trata de Trump, Tom Stump piensa en el largo plazo.

Stump, de 70 años, trabaja en una distribuidora de autos en Hamburg, Pennsylvania, dijo que aún no se había formado una opinión sobre el despido de Comey y prefería ver cómo evolucionaba la situación.

“Tengo un ojo puesto en ello, pero en esta etapa de mi vida nada es chocante de verdad. Es un cambio en la política, un nuevo presidente con nuevas ideas”, comentó.

Stump, veterano de la guerra de Vietnam e interesado en la Guerra Civil estadounidense, no votó en las elecciones de noviembre, pero se describió como partidario de Trump.

“Estados Unidos es muy flexible y siempre ha sido muy flexible, de modo que creo que puede tolerar casi cualquier cosa. De verdad creo eso... En ocasiones la adversidad es algo bueno en la vida estadounidenses”.

___

Rubinkam informó desde Hamburg, Penilvania. Tamara Lush en Bartow, Florida, Jim Salter en St. Louis, Jamie Stengle en Dallas, Adam Kealoha Causey en Oklahoma City, Mary Esch en Albany, Nueva York, Angie Wang en Phoenix y Amanda Myers en Los Ángeles contribuyeron a este despacho.