El Vaticano homenajea a jesuita cosmólogo George Lamaitre

El Vaticano decidió festejar la teoría del Big Bang, sin que sea algo fuera de este mundo como pudiera parecer. El Vaticano ha invitado a prominentes científicos y cosmólogos para que hablen de los...

El Vaticano decidió festejar la teoría del Big Bang, sin que sea algo fuera de este mundo como pudiera parecer.

El Vaticano ha invitado a prominentes científicos y cosmólogos para que hablen de los agujeros negros, las ondas gravitacionales y las singularidades del espacio-tiempo en su homenaje a George Lamaitre, un fallecido jesuita cosmólogo considerado uno de los precursores de la idea de que el universo comenzó con una gigantesca explosión.

La conferencia prevista de martes a viernes en el Observatorio Vaticano, creado por el papa León XIII en 1891 para corregir la idea de que la Iglesia católica era hostil a la ciencia.

Esa percepción ha persistido en algunos círculos desde el juicio por herejía contra Galileo hace 400 años, aun cuando el observatorio y las universidades católicas en el mundo han producido ciencia de primera categoría durante siglos.

En 1927, Lamaitre fue el primero en explicar que el alejamiento entre las galaxias distantes era resultado de la expansión del universo, conclusión a la que llegó mediante la solución de ecuaciones de la teoría general de la relatividad de Einstein.

La idea de Lamaitre era conocida como la teoría del “átomo primigenio”, pero hoy se le designa de una manera más general como la teoría del Big Bang (o de la Gran Explosión).

“Él concibió que atrás en el tiempo, el universo debió haberse encontrado originalmente en un estado de alta densidad energética, comprimido hasta el punto de un átomo inicial que dio principio a todo”, dijo el Observatorio en un comunicado.

El jefe del Observatorio Vaticano, el hermano jesuita Guy Consolmagno, dijo que las investigaciones de Lemaitre prueban que las personas pueden creer en Dios y en la teoría del Big Bang.

“Lemaitre mismo fue muy cuidadoso en recordar a la gente, incluido el papa Pío XII, que el acto creador de Dios no es algo que ocurrió hace 13.800 millones de años. Sucede continuamente”, señaló el lunes Consolmagno.

Creer simplemente que Dios creó el Big Bang significa “rebajar a Dios a un dios de la naturaleza, como Júpiter que lanza rayos. Ese no es el Dios en el que los cristianos creemos”, agregó.

Los cristianos creen en un Dios sobrenatural responsable de la existencia del universo y “nuestra ciencia nos indica cómo lo hizo”, afirmó Consolmagno.