Jefe UE para el Brexit: Se agota el tiempo para negociar

El jefe negociador de la Unión Europea para el Brexit instó el miércoles a Gran Bretaña a trabajar sin descanso para concluir las negociaciones para su salida del bloque, advirtiendo que el tiempo se...

El jefe negociador de la Unión Europea para el Brexit instó el miércoles a Gran Bretaña a trabajar sin descanso para concluir las negociaciones para su salida del bloque, advirtiendo que el tiempo se agota para alcanzar un acuerdo en 2019.

Develando su mandato para las conversaciones, Michel Barnier dijo que en los próximos meses se centrará en tres asuntos: el futuro de los cinco millones de ciudadanos afectados por el Brexit; la deuda del país, que podría ascender a 100.000 millones de euros (109.000 millones de dólares) según reportes; y las cuestiones fronterizas con Irlanda.

Esta es la primera vez que un estado miembro abandona el bloque, por lo que los negociadores están en territorio desconocido. El proceso no tiene precedentes y es complicado, y sumado al adelanto electoral británico del 8 de junio, ha elevado las tensiones entre el gobierno de la primera ministra Theresa May y los 27 países que permanecerán en la UE.

Barnier, exministro francés, dijo a reporteros en Bruselas que “Gran Bretaña debe poner una gran cantidad de energía y esfuerzo” en unas conversaciones que como pronto comenzarán una vez se forme un nuevo gobierno en Londres. Sugirió que las partes tendrán unos 16 meses para negociar, dejando tiempo a los respectivos parlamentos para que den el visto bueno a los acuerdos resultantes.

“El tiempo es escaso, muy escaso, y los días pasan”, señaló.

Barnier insistió en que no es hostil hacia Gran Bretaña y explicó que las conversaciones no son una forma de castigo. “Tenemos que saldar las cuentas, ni más ni menos”, manifestó.

Por su parte, May respondió a las críticas, acusando a los funcionarios europeos de tratar de influenciar las elecciones británicas.

“Algunos en Bruselas no quieren que las conversaciones tengan éxito, no quieren que Gran Bretaña prospere”.

Después de una reunión con la reina Isabel II para iniciar oficialmente la campaña, May dijo que la UE había endurecido su posición negociadora y que algunos funcionarios europeos habían “amenazado” a Gran Bretaña.

Esas declaraciones, dijo, “fueron emitidas deliberadamente a tiempo para afectar el resultado de la elección general que tendrá lugar el 8 de junio.

Londres y sus socios comunitarios acordaron conjuntamente el presupuesto de la UE para los próximos años (de 2014 a 2020), por lo que las autoridades británicas deben aportar la contribución acordada, agregó.

“Hemos decidido estos programas juntos (...) Se adquirieron compromisos y tenemos que cumplirlos. Es una cuestión de responsabilidad”, dijo.

Barnier no concretó la cantidad que debe pagar Gran Bretaña, pero el ministro británico encargado de supervisar el Brexit rechazó la idea de que su país se vería obligado a abonar unos 100.000 millones de euros.

En declaraciones a la televisora ITV, David Davis dijo que la UE no puede fijar arbitrariamente una cifra y que la factura final saldrá de la mesa de diálogo.

Según comentarios generalizados el pago rondaría los 60.000 millones de euros, pero el diario Financial Times reportó el miércoles un incremento por las demandas adicionales del bloque.

Londres asumirá sus obligaciones internacionales “pero no vamos a pagar 100.000 millones”, agregó Davis, que rechazó los reportes de que Bruselas podría vetar la asistencia de May a futuras cumbres de jefes de Estado y de gobierno sobre el Brexit.

__

La periodista de AP Danica Kirka contribuyó a este despacho desde Londres.