México captura a destacado jefe del cártel de Sinaloa

Uno de los jefes del cártel de Sinaloa, que desató una lucha por el control de esa organización tras la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán, fue arrestado el martes, informó la Procuraduría General...

Uno de los jefes del cártel de Sinaloa, que desató una lucha por el control de esa organización tras la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán, fue arrestado el martes, informó la Procuraduría General de la República.

Efectivos militares efectuaron una operación en la mañana para detener al narcotraficante al que la PGR identificó como “Dámaso N”.

Un funcionario federal confirmó que se trata de Dámaso López, alias “El Licenciado”. Durante mucho tiempo fue considerado la mano derecha de Guzmán, a quien ayudó a escapar de la cárcel en 2001.

Se cree que López, de 51 años, está enfrascado en una disputa con los hijos de Guzmán por el control de los territorios que domina el cártel.

El titular de la Agencia de Investigación Criminal, Omar García Harfuch, dijo que López “es considerado como uno de los principales operadores del tráfico de estupefacientes y generador de violencia en el estado de Sinaloa y en el sur de la península de Baja California”

Las localidades turísticas de Los Cabos, en Baja California Sur, se han visto asoladas por una oleada de homicidios, al parecer relacionados con las disputas entre López y otros narcotraficantes de Sinaloa y del cártel Jalisco Nueva Generación.

García Harfuch también dijo que López buscaba aliarse con otro cártel, y que su arresto disminuyó las posibilidades de formar esa asociación. No nombró a la otra organización delictiva, pero sí confirmó que López pretendía aliarse con el cártel Jalisco, el grupo narcotraficante de crecimiento más rápido en México.

Numerosos soldados con equipo de combate vigilaban la entrada a un lujoso edificio de departamentos sobre una importante avenida de la capital mexicana, no lejos del centro, donde López fue arrestado.

Posteriormente los soldados y agentes escoltaron a un hombre que parecía ser el jefe narcotraficante, quien salió del edificio en medio de una fuerte vigilancia.

López no sería el primer presunto capo de otros estados en ser capturado en la capital. Si bien las autoridades de la Ciudad de México aseguran que los cárteles no controlan territorio allí, sí reconocen que algunos capos han vivido ocasionalmente en la ciudad y trasegado cargamentos de drogas a través de ella.

Al parecer a los miembros de los cárteles les gustan las propiedades de lujo. Uno de los presuntos lugartenientes de López fue capturado el martes en Santa Fe, uno de los sectores más caros de la Ciudad de México.

García Harfuch dijo que el lugarteniente era el coordinador financiero y de logística, y rentaba propiedades en la capital del país para que sirvieran de escondite a su jefe.

López fue capturado con metanfentaminas, pero aparentemente sin armas. Enfrenta acusaciones de crimen organizado en México, así como una orden provisional de extradición presentada por Estados Unidos.

Desde el encarcelamiento de Guzmán, el cártel de Sinaloa es controlado por Ismael "El Mayo" Zambada García y Rafael Caro Quintero, dos capos de la vieja escuela, además de López y los hijos de Guzmán, Iván Archivaldo Guzmán y Jesús Alfredo Guzmán Salazar.

“El Chapo” fue extraditado a principios de año a Estados Unidos para que responda a los cargos de tráfico de drogas, lavado de dinero y otros delitos. Se ha declarado inocente.

A López se le atribuyen ataques a los hijos de Guzmán y una supuesta agresión contra Zambada.

La disputa ha propiciado un incremento de los hechos de violencia en Sinaloa y otros estados.

“Este (arresto) es importante porque puede prevenir una guerra interna en el cártel de Sinaloa”, dijo Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la agencia antidrogas estadounidense DEA. “Esto podría haber derivado fácilmente en una guerra en gran escala con enormes bajas y mucha violencia en México”.

“Diría que es la captura más significativa después de la del ‘Chapo’ Guzmán”, dijo Vigil.

Pero el analista de seguridad mexicano Alejandro Hope dijo que el arresto de López probablemente no reducirá el nivel de violencia, “no en lo inmediato”.

Señaló que el hijo de López, Dámaso López Serrano, probablemente tratará de vengar el arresto de su padre.

Al igual que los hijos de Guzmán, López Serrano, conocido como el “minilicenciado”, se destaca por ser violento, ostentoso e indisciplinado.

Aparentemente la nueva generación del cártel de Sinaloa ha abandonado la discreción y la violencia aplicada cuidadosamente con las que operaban sus padres.

“Lo único que conocen del negocio de la droga es la violencia”, dijo Vigil.

La violencia se ha agravado tanto en San José del Cabo, en el estado de Baja California Sur, que una patrulla militar fue atacada el lunes por hombres armados del cártel, lo que desató un enfrentamiento en el que murieron un marino y siete supuestos agresores.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro estadounidense calificó a López de “mano derecha” de Guzmán y “uno de los principales lugartenientes del cártel de Sinaloa” en 2013 al anunciar sanciones por tratarse de un narcotraficante internacional de alta jerarquía.

En 2011, un jurado investigador federal en Alexandria, Virginia, acusó a López de asociación ilícita para distribuir cocaína y lavar dinero. De ser declarado culpable, podría ser condenado a prisión perpetua.