Turquía ataca zonas kurdas en Irak y noreste de Siria

La aviación turca atacó el martes presuntas posiciones de rebeldes kurdos en el norte de Irak y el noreste de Siria en un intento por evitar que los insurgentes lleven combatientes y armas a Turquía...

La aviación turca atacó el martes presuntas posiciones de rebeldes kurdos en el norte de Irak y el noreste de Siria en un intento por evitar que los insurgentes lleven combatientes y armas a Turquía, dijo el ejército de Ankara.

En los ataques murieron al menos 18 soldados sirios curdos, según un grupo que monitorea la situación, además de cinco miembros de la milicia curda iraquí, conocidos como peshmerga, lo que provocó una rápida condena desde Bagdad.

Los ataques habrían alcanzado un centro de medios, una emisora de radio local, sedes de medios y algunos puestos militares matando a un número indeterminado de combatientes en la provincia de Hassakeh, en el noreste de Siria, dijo una milicia siria kurda. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña y que monitorea la guerra siria, reportó también los ataques contra medios y objetivos militares en Karachok.

La ofensiva aérea mató a 18 miembros de la milicia siria kurda Unidades de Protección del Pueblo, o YPG, agregó el Observatorio, que antes en el día reportó tres fallecidos. Funcionarios curdos no estuvieron disponibles de inmediato para realizar comentarios.

Según Ankara, miembros del ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán, o PKK, están encontrando refugio en las vecinas Irak y Siria entre los miembros de las minorías kurdas de esos países.

Los objetivos atacados durante la madrugada están en el monte Sinjar, en el norte de Irak, y en una región montañosa en Siria, señaló un comunicado del ejército turco. Las operaciones tenían como objetivo evitar la entrada de rebeldes kurdos, armas, munición y explosivos desde esas zonas a territorio turco, agregó.

Se cree que los ataques aéreos mataron a unos 200 insurgentes kurdos, entre los que habría algunos altos comandantes, señaló un funcionario turco de seguridad, que habló bajo condición de anonimato en cumplimiento con el protocolo del gobierno. La cifra no pudo ser confirmada de forma independiente.

El Ministerio de Exteriores de Irak calificó la operación turca de "violación contra la soberanía iraquí" y pidió a la comunidad internacional que termine con estas "interferencias" de Turquía.

"Rechazamos por completo cualquier operación realizada por el gobierno turco sin coordinarse con el gobierno de Irak", dijo a The Associated Press Ahmad Jamal, portavoz del ministerio.

Sobre la operación turca en el norte de Irak, dijo que no "ofrecerá una solución, sino que complica el asunto y desestabiliza el norte de Irak".

Aunque Turquía realiza ataques aéreos regulares contra objetivos del PKK, esta es la primera vez que lo hace en la región de Sinjar. Ankara denuncia desde hace tiempo que la zona se ha convertido en un semillero de rebeldes del PKK.

El año pasado, Turquía envió soldados a Siria, apoyó a combatientes de la oposición siria en su lucha contra el grupo extremista Estado Islámico y frenó lo que percibe como la expansión territorial de las fuerzas kurdas, que cuentan con el respaldo de Estados Unidos, y que según las autoridades turcas están afiliadas al PKK.

En su comunicado, el ejército prometió seguir adelante con las operaciones contra el PKK tanto dentro de Turquía como más allá de sus fronteras hasta que "el último terrorista sea eliminado".

El grupo kurdo, que libra una insurgencia en el sureste de Turquía desde 1984, está considerado una organización terrorista por Ankara y sus aliados.

Además de sus aspiraciones territoriales, la fuerza kurda en Siria forma parte de la coalición internacional liderada por Washington para combatir al grupo EI después de tomar grandes zonas de en Siria e Irak en 2014. Desde entonces, EI ha sufrido numerosos reveses de la mano de la coalición, perdiendo gran parte de sus conquistas. Las fuerzas sirias kurdas, respaldadas por Estados Unidos, están acercándose a la capital de facto del grupo, la ciudad de Raqqa.

"Con este ataque, Turquía está intentando socavar la operación de Raqqa, dando (a EI) tiempo para reorganizarse y poner en peligro la vida de miles de" desplazados, YPG en su cuenta en Twitter.

___

La periodista de The Associated Press Sarah El Deeb en Beirut y Qassim Abdul-Zahra en Bagdad contribuyeron a este despacho.