Urban Plan for Algiers, project Plan and perspective. 1935
Proyecto de plan urbano para Argel, bosquejado por Le Corbusier en este dibujo a pastel de 1935 The Museum of Modern Art, New York. Gift of Robert A. Jacobs. © 2012 Artists Rights Society (ARS), New York / ADAGP, Paris / FLC

Era un oráculo del humanismo y uno de los arquitectos menos personalistas de la historia. Dijo: "Los estilos son una mentira". También: "Espacio, luz y orden. Esas son las cosas que los hombres necesitan tanto como el pan o un lugar para dormir". Una tercera máxima: "Arquitectura o revolución. La revolución puede ser evitada".

A 126 años de su nacimiento y 38 de su muerte, Charles-Edouard Jeanneret —que desde los 33 años decidió adoptar como nombre único el de Le Corbusier, una alteración del apellido de su abuelo materno, Lecorbésier, para demostrarse que era capaz de la reinvención personal—, de quien nada queda por decir desde el mundo de la arquitectura moderna, de la que es con todo merecimiento el padre fundacional, llegará en 2013 al gran templo del arte contemporáneo, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, MoMA.

La primera muestra total

Como una de sus apuestas fuertes para la próxima temporada, la pinacoteca acaba de anunciar la exposición Le Corbusier: An Atlas of Modern Landscapes (Le Corbusier: un atlas de paisajes modernos), la primera muestra total del arte producido por una persona para quien la creación era más importante y trascendental que la condición.

En la muestra habrá muestras de su trabajo como arquitecto, experto en planeamiento urbano y diseñador de interiores, pero también obras de los muchos campos artísticos por los que transitó con idéntica pasión: pintura, dibujo, fotografía y ensayo. La exposición se inaugurará el 9 de junio y ocupará todo el espacio del sexto piso del museo neoyorquino.

Cuadernos de bosquejos

Aunque es objeto de incontables muestras, simposios y análisis —en la web de la Fondation Le Corbusier pueden consultarse una agenda actualizada—, esta vez hay un buen gancho: se expondrán los cuadernos de bosquejos que el arquitecto, nacido en Suiza en 1887 y ciudadano francés desde 1930, llevaba siempre consigo para reflexionar sobre los paisajes y tratar de proyectar las sugerencias que le motivaban.

Admiro la perfección desde que vi el Partenón Se mostrarán los tempranos apuntes en acuarelas de Bulgaria, los Balcanes, Italia, Grecia y Turquía, entre ellos los dibujos del Partenón de Atenas que luego incluiría en el libro Vers une architecture (Hacia una arquitectura, 1923), donde escribiría: "El Partenón, máquina terrible, tritura y domina. Ver la Acrópolis es un sueño que se acaricia sin imaginar siquiera realizarlo (...) Admiro la perfección desde que vi el Partenón".

La 'ciudad radiante'

También habrá obras mucho menos influidas por la sorpresa juvenil, como los dibujos que hizo en la India, donde trabajó en los años cincuenta para diseñar el planeamiento urbano y numerosos edificios públicos de la nueva capital del Punjab, Chandigarh, la ciudad con mayor concentración de obras de Le Corbusier y la única en que llevó a la práctica su idea de la ciudad radiante, pensada para aumentar la eficacia urbana y mejorar la calidad de vida de sus habitantes y del medio ambiente.