Policía de Los Ángeles
Una patrulla de la Policía de Los Ángeles FLICKR / Nostri-imago

Dos policías de Los Angeles, Luis Valenzuela y James Nichols, están bajo investigación acusados de haber obligado a mujeres a tener relaciones sexuales durante un periodo de cinco años, reportaron autoridades locales.

Los oficiales Valenzuela y Nichols, con 15 y 12 años de antigüedad laboral, respectivamente, fueron removidos de sus cargos tras la demanda de una de las víctimas, según documentos confidenciales obtenidos por Los Angeles Times y difundidos este viernes.

Atraían a las mujeres a los coches, las conducían a zonas aisladas y las obligaban a tener relaciones sexuales bajo amenaza de cárcel

Ambos agentes han sido acusados por al menos cuatro mujeres a quienes primero detuvieron y luego obligaron a tener relaciones sexuales. Incluso una de ellas había trabajado con los oficiales como informante confidencial, según el reporte.

Según una orden de registro revisada por el diario, los oficiales atraían a las mujeres a los coches, las conducían a zonas aisladas y las obligaban a tener relaciones sexuales bajo amenaza de cárcel.

Los presuntos ataques tuvieron lugar durante un periodo de cinco años, cuando Valenzuela y Nichols trabajaron como agentes de narcóticos en la División de Hollywood del Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD, por sus siglas en inglés).

Una segunda denuncia aceleró la operación

Investigadores de la unidad de asuntos internos del LAPD han identificado a cuatro mujeres que hicieron acusaciones similares contra los agentes.

El mes pasado, los investigadores obtuvieron el teléfono móvil de una de ellas con la esperanza de encontrar los mensajes que los oficiales presuntamente le habían escrito.

Los investigadores habían planeado hacer frente a los oficiales en una operación sorpresa la semana próxima, pero se vieron obligados a acelerar los planes la víspera, cuando inesperadamente otra mujer presentó una demanda en su contra.

El jefe del LAPD, Charlie Beck, destacó el jueves que la investigación está en curso y reconoció que estaba triste por las acusaciones. "Si éstas son verdaderas, sería terrible", manifestó.