Jefe ONU pide en Irak protección para los civiles de Mosul

El secretario general de Naciones Unidas llegó el jueves a Irak en medio de una creciente crisis humanitaria provocada por los meses de combates en Mosul contra combatientes del grupo extremista...

El secretario general de Naciones Unidas llegó el jueves a Irak en medio de una creciente crisis humanitaria provocada por los meses de combates en Mosul contra combatientes del grupo extremista Estado Islámico. La milicia reivindicó un atentado suicida registrado durante la noche en Bagdad.

Fuerzas iraquíes lanzaron en octubre una operación para expulsar al grupo armado de la segunda ciudad más grande de Irak. En enero declararon la mitad oriental como "totalmente liberada" y al mes siguiente lanzaron la ofensiva sobre la mitad occidental. La ciudad está dividida en dos por el río Tigris.

Poco después de aterrizar en el aeropuerto internacional de Bagdad, Guterres tuiteó que su visita pretende "centrar la atención sobre la angustiosa situación humanitaria sobre el terreno". "La protección de los civiles debe ser la absoluta prioridad", añadió, después de que en los últimos días se publicaran reportes sobre docenas de civiles muertos por bombardeos en Mosul.

Guterres tenía previsto reunirse con el presidente, el primer ministro y el presidente del Parlamento iraquí antes de viajar al norte, a la región bajo autogobierno curdo.

Más de 350.000 personas han huido de los combates en Mosul desde el inicio de la operación militar en octubre, según cifras de Naciones Unidas. Se estima que unas 76.000 de ellas han regresado a sus viviendas, pero sufren falta de servicios.

Por su parte, el grupo EI reclamó el jueves la autoría del ataque suicida en Bagdad registrado durante la noche, en el que murieron 17 personas y 48 resultaron heridas.

La milicia advirtió a los chiíes iraquíes que la "llama de la batalla" en Mosul llegará hasta ellos en Bagdad, Karbala y Najaf, según un mensaje recogido por el Site Intelligence Group, que monitorea a grupos extremistas.

Un suicida se inmoló en un camión bomba en un control de seguridad en el principal acceso en el sur de Bagdad. Entre los muertos había tres policías, y el resto eran civiles, según policías y fuentes de seguridad que hablaron bajo condición de anonimato cumpliendo con las regulaciones.

El grupo islamista ha sufrido varias derrotas durante los últimos dos años anteriores a la operación en Mosul, pero ha seguido lanzando ataques de forma habitual en Bagdad y alrededores. La capital ha sufrido varios ataques importantes con bomba del grupo EI desde que comenzó la operación para retomar Mosul.

Fuentes iraquíes y de la coalición han reiterado que tras perder Mosul, es probable que el grupo EI retome sus orígenes en la insurgencia al perder territorio en Irak y la vecina Siria.