Al día siguiente de dar inicio a su proceso de salida de la Unión Europea, el gobierno de Gran Bretaña planea describir cómo intenta convertir miles de reglas de la UE en leyes británicas cuando abandone el bloque.

El gobierno publicará detalles el jueves sobre una Gran Ley Derogatoria que incluiría leyes existentes de la UE en el estatuto británico a fin de que "las mismas reglas se apliquen después del día de salida" como antes.

Los legisladores de la oposición están molestos por las propuestas que dan a los ministros del gobierno poderes para cambiar algunas leyes sin someterlas a votación en el Parlamento.

Lo consideran una apropiación de poder de parte del gobierno, pero éste señala que la autoridad sólo sería usada para realizar "cambios mecánicos" a fin de que las leyes puedan ser aplicadas con fluidez.

Agregó que el Parlamento podría escrutar todos los "cambios de política sustanciales", incluidas nuevas leyes de aduanas e inmigración.