Policías, jóvenes musulmanes y cientos más de personas se tomaron de las manos el miércoles en el Puente de Westminster de Londres en homenaje a las cuatro personas muertas en el ataque terrorista de la semana pasada.

Los presentes guardaron un minuto de silencio a las 2:40 pm para recordar el momento en que Khalid Masood comenzó a atropellar a los peatones, matando a tres de ellos. Masood también mató a cuchilladas a un policía en un patio en los terrenos del Parlamento.

La policía dice que el atacante, nacido en Gran Bretaña, se inspiró en ideología extremista pero no hay evidencia de que haya tenido lazos directos con el estado Islámico o Al Qaeda.

Enfermeras y médicos del hospital St. Thomas, donde muchas de las víctimas fueron tratadas, se sumaron a la vigilia en el puente, que fue cerrado para el acto.

Niños con rosas amarillas llevaban carteles que decían: "Islam le dice no al terrorismo" y "Por favor, no maten a inocentes" mientras cruzaron el puente sobre el río Támesis.

Centenares de miembros de la Asociación Juvenil Musulmana Ahmadiyya llevaban camisetas con la inscripción: "Soy musulmán, pregúntame lo que quieras".

Zafir Malik, un imán de la asociación, dijo que el grupo quería mostrar que el ataque no tuvo nada que ver con el islam".

"Estamos aquí para mostrar que estamos unidos con nuestros compatriotas y recordando a los caídos, especialmente el policía Keith Palmer", dijo. "Estamos aquí mostrando solidaridad con el país".

La conmemoración se produjo en momentos en que se inició la investigación sobre el ataque que causó la muerte del turista estadounidense Kurt Cochran, de 54 años; el limpia ventanas retirado Leslie Rhodes, de 75; la administradora escolar Aysha Frade, de 44, y el oficial Palmer, de 48.

El detective superintendente John Crossley dijo que más de 35 personas fueron heridas en el ataque del 22 de marzo, con heridas desde cortadas y magulladuras hasta "severas fracturas".