Egipto inauguró un enorme laboratorio en predios arqueológicos a fin de restaurar la embarcación del faraón Cheops, famoso por mandar a construir la más alta pirámide del país.

El proyecto, financiado por la Agencia de Cooperación Internacional de Japón y la Universidad Internacional Higashi Nippon, apunta a concluir la primera fase de las reparaciones para el 2020.

Eissa Zeidan, director del equipo egipcio, dijo a la AP que era necesario construir el laboratorio en el lugar, donde están las famosas pirámides de Guiza, porque algunas de las 1.264 piezas del buque son demasiado frágiles como para ser trasladadas.

El buque de 4.500 años de antigüedad y una embarcación hermana fueron descubiertos en 1954 y los expertos conjeturan que fueron enterrados con el faraón para acompañarlo en su viaje al más allá.