La nueva ley de Hungría que permite la detención de solicitantes de asilo en contenedores de carga en campamentos fronterizos entró en vigor el martes, y el comisionado de la Unión Europea para migración dijo que necesita cumplir con las regulaciones del bloque.

Dimitris Avramopoulos dijo que la Unión Europea y expertos húngaros se reunirán para hablar sobre la nueva medida, que ha sido duramente criticada por agencias de la ONU y activistas de derechos humanos.

Esta nueva norma fue promulgada con la intención de complementar los cercos que Hungría construyó este año en las fronteras con Serbia y Croacia. Las barreras han reducido drásticamente la cantidad de migrantes que atraviesan el país camino a Alemania y otros países de Europa occidental.

"Decidimos trabajar juntos a través de nuestros expertos y asegurarnos de que se cumplen las regulaciones de la UE", dijo Avramopoulos tras reunirse con funcionarios húngaros. "Los principios europeos han sido aceptados de manera conjunta y unánime por todos los estados miembros y por lo tanto deben de ser respetados y aplicados por todos, también".

"Esto implica dar verdadero acceso al proceso de asilo a la vez que se combaten abusos, pero también asegurándose de se tomen decisiones justas", agregó el comisionado.

El ministro del Interior, Sandor Pinter, dijo que si bien hubo un acuerdo con la UE sobre la necesidad de aumentar la seguridad europea, hubo diferencias sobre cómo tratar a los migrantes que tratan de ingresar a países evadiendo los controles fronterizos regulares.

"Nuestras posturas se acercaron un poco más hoy y para el verano, encontraremos una manera de expresar una postura común", dijo Pinter.

Human Rights Watch, organización con sede en Nueva York, dijo que "ya era hora" de que el comisionado realizara esta visita y notó que otros países de la región, como Polonia y Eslovenia, estaban siguiendo el ejemplo de Hungría al adoptar regulaciones de asilo parecidas, restrictivas.