Chile le niega la visa a ministro de Defensa de Bolivia

La tensión entre Chile y Bolivia se agudizó el martes luego de que el canciller chileno Heraldo Muñoz afirmó que el ministro de Defensa del vecino país no podrá pisar suelo chileno por haber ofendido...

La tensión entre Chile y Bolivia se agudizó el martes luego de que el canciller chileno Heraldo Muñoz afirmó que el ministro de Defensa del vecino país no podrá pisar suelo chileno por haber ofendido a la presidenta Michelle Bachelet.

El ministro de Defensa boliviano Reymi "Ferreira no pisa suelo chileno" dijo desde Suiza Muñoz, que acompaña a la mandataria en una visita a ese país. Agregó que si Ferreira "se disculpa formalmente" Chile podría reconsiderar otorgarle la visa.

El cruce se originó tras la detención en el norte de Chile de nueve bolivianos. La mandataria chilena declaró que el grupo estaba armado y que había robado un camión.

En La Paz, Ferreira aseguró que no pedirá disculpas a Muñoz. "Que le vaya a pedir disculpas a su abuela", añadió.

El episodio ocurrió el 19 de marzo cuando policías chilenos detuvieron a dos militares y siete agentes aduaneros de Bolivia a los que acusaron de robo con violencia, porte ilegal de armas y contrabando. Un tribunal ordenó luego su arresto preventivo por 120 días para que la fiscalía local reúna las pruebas para sustentar la acusación.

Pero las autoridades de Bolivia sostienen que sus compatriotas están secuestrados y que el grupo actuaba en suelo boliviano.

A Bachelet "no le han informado la verdad del asunto, porque es una infamia acusar a estos señores de contrabando", dijo Ferreira en entrevista con el periódico chileno La Tercera.

Según el canciller Muñoz, Ferreira "ha sido una de las personas más perjudiciales para las relaciones bilaterales".

Ferreira expresó su intención de viajar a Pozo Almonte, 1.800 kilómetros al norte de Santiago y donde están presos los militares y funcionarios aduaneros, pero Chile le recordó que las autoridades bolivianas necesitan visa para ingresar al país.

La visa es exigida a las autoridades bolivianas desde el 1 de enero de 2017 luego de que en julio el entonces canciller boliviano David Choquehuanca, en una visita no acordada con Santiago, inspeccionó dos puertos en el norte de Chile y acusó al país de incumplir un tratado limítrofe de 1904 que obliga a Chile a otorgar libre tránsito a las mercaderías bolivianas por sus terminales portuarias.

Ambos países tienen juicios en la Corte Internacional de Justicia: Bolivia exige al tribunal que obligue a Chile a negociar una salida soberana al océano Pacífico y Chile pide que dictamine que el Silala, en el norte, es un río de curso internacional por lo que puede usar sus aguas.

Los dos países rompieron sus relaciones diplomáticas en marzo de 1978 tras decenas de roces derivados de una guerra en el siglo XIX en la que Bolivia perdió su salida al Pacífico.