Exjefe del ejército argentino procesado por dos secuestros

El exjefe del ejército argentino César Milani fue procesado el martes como supuesto responsable del secuestro y tortura de dos hombres durante la última dictadura militar.Daniel Herrera Piedrabuena...

El exjefe del ejército argentino César Milani fue procesado el martes como supuesto responsable del secuestro y tortura de dos hombres durante la última dictadura militar.

Daniel Herrera Piedrabuena, juez federal de la norteña provincia de La Rioja, consideró que Milani, titular del arma durante el mandato de Cristina Fernández (2007-2015), fue presunto coautor de allanamiento ilegal y privación ilegítima de la libertad de Pedro Olivera en 1977 y partícipe necesario de las torturas que sufrió durante su cautiverio. También lo consideró partícipe secundario de los tormentos aplicados poco tiempo después a su hijo, Ramón Olivera.

Los Olivera eran señalados como activistas en contra del gobierno militar (1976-1983).

El militar retirado, de 62 años, deberá continuar detenido en el penal de Ezeiza en las afueras de Buenos Aires, donde desde febrero, según el procesamiento al que tuvo acceso The Associated Press.

Herrera Piedrabuena embargó además a Milani por 1,2 millón de pesos (unos 75.700 dólares).

En tanto, el magistrado le dictó la falta de mérito por las acusaciones de Verónica Matta, quien lo había señalado como responsable de su secuestro en La Rioja, aunque puntualizó que la decisión es "sin perjuicio de continuar con la investigación".

Pedro Olivera fue secuestrado en su casa de la capital riojana y permaneció desaparecido durante dos días en los que dijo haber sido torturado. Después de ser liberado con una hemiplejia, causada presuntamente por los tomentos, se llevaron a su hijo.

Según el testimonio de Jesús Jerónimo Olivera, hermano de Ramón, cuando el padre de ambos fue detenido en la casa familiar "pude reconocer al que comandaba el operativo que era el subteniente Milani". El testigo dijo que "entraron con armas largas y cortas, Milani llevaba un arma corta, la casa estaba rodeada por militares y fuerzas de la policía".

Señaló además que cuando su padre fue arrestado "el estado era normal para la edad que él tenía (51 años), no tenía ninguna enfermedad importante: Cuando regresa no se podía mantener en pie, denunciaba fuertes dolores, además de la imposibilidad de caminar... luego de ello mi padre no se recupera y se jubila por invalidez".

Pedro Olivera falleció en libertad tiempo después y su hijo Ramón estuvo detenido durante más de cuatro años.

En el momento de los hechos Milani, que ha negado las acusaciones, era un joven oficial subalterno.

En esta causa el juez también procesó y dictó la prisión preventiva del exmilitar Alfredo Solano y del exjuez federal Roberto Catalán por el secuestro y los vejámenes sufridos por Ramón Olivera.

En otro expediente iniciado en la provincia norteña de Tucumán, Milani fue procesado días atrás por el presunto encubrimiento de la desaparición de un soldado que cumplía el servicio militar.

Varios activistas solicitaron la remoción de Milani del mando del ejército durante el gobierno de Fernández, quien hizo de la defensa de los derechos humanos una bandera de su gestión. Sin embargo, el reclamo fue desestimado por la mandataria. El militar finalmente renunció en junio de 2015 alegando razones personales.

En diciembre Milani fue también procesado en Buenos Aires por presunto enriquecimiento ilícito.