Tras una restauración de seis años, la obra maestra incompleta de Leonardo da Vinci "La adoración de los magos" ha quedado más limpia y radiante.

La pintura al óleo de gran formato fue devuelta a su sede, la Galería Uffizi en Florencia, para una exposición especial que comenzará el jueves y terminará en septiembre.

Leonardo pintó el cuadro, que muestra a la Virgen María con el niño Jesús rodeados de visitantes, entre 1481 y 1482, pero la dejó incompleta tras irse de Florencia a Milán. La obra había sido comisionada por los monjes agustinos para la iglesia San Donato a Scopeto, pero al final terminó en la colección de Medici.

La restauración fue realizada por un equipo del Opificio delle Pietre Dure, un instituto de conservación e investigación del Ministerio de Cultura de Italia. Expertos dicen que la restauración dejó al descubierto una claridad y profundidad que no se habían visto antes en la obra.