Los ciudadanos turcos que viven en el extranjero comenzaron a votar el lunes para el referéndum del próximo 16 de abril sobre la implantación de un sistema de gobierno que ampliará los poderes del presidente.

La votación comenzó en aeropuertos y puertos fronterizos en Turquía, así como en las misiones diplomáticas turcas en países europeos.

Los cambios propuestos por el gobierno que se someterán a consulta popular otorgarán poder ejecutivo a la presidencia y eliminarán el puesto de primer ministro.

El presidente, Recep Tayyip Erdogan, que lleva tiempo presionando para lograr el cambio, insiste en que una presidencia más fuerte llevará a una mayor prosperidad. Los críticos temen que los cambios concentren demasiado poder en las manos del presidente sin los controles y balances pertinentes.

Cerca de tres millones de expatriados turcos tienen derecho a voto, casi la mitad de ellos en Alemania.