Funcionarios del sistema de bienestar infantil investigaron en 2014 a una pareja de Arizona acusada del asesinato de su hijo de nueve años, luego que la madre dio a luz a un hijo que había estado expuesto a metadona y heroína hace cerca de tres años.

Los hijos de la pareja fueron asignados a cuidado temporal por un año, pero la familia se reunió después que los padres se sometieron a tratamientos por consumo de sustancias y a capacitación parental, de acuerdo con el Departamento de Seguridad Infantil del estado, que realizó la investigación.

Wendy y Kansas Lavarnia fueron fichados bajo sospecha de asesinato en primer grado por un incidente ocurrido esta semana en su casa en Phoenix, en el que falleció su hijo Landen. La madre reveló a la policía que su hijo de dos años halló una pistola dejada sobre una cama y le disparó accidentalmente en la cabeza asu mayor. Aún no se les presentan cargos a los detenidos.

La policía empezó a dudar de la versión de la mujer cuando detectaron inconsistencias en su relato y cuando el padre del chico se presentó en la vivienda con una herida de bala en el antebrazo burdamente vendada. Parecía que la herida había sido perforada varias veces, posiblemente con un desarmador, para ocultar el balazo.

Los investigadores se negaron a decir el jueves quién creen que fue el responsable de balear al niño y a su padre.

Las autoridades indicaron que los padres se tardaron en llamar al teléfono de emergencias 911 en busca de atención médica para su hijo a fin de borrar evidencia en la casa. La policía no quiso decir si cree que el menor seguiría con vida si las autoridades hubieran sido contactadas antes.

___

La periodista de The Associated Press Clarice Silber contribuyó a este despacho.

___

Jacques Billeaud está en Twitter como twitter.com/jacquesbilleaud. Sus reportajes pueden ser leídos en https://www.apnews.com/search/jacques%20billeaud