Las autoridades colombianas con el apoyo de Ecuador, Costa Rica y Estados Unidos decomisaron casi 2,7 toneladas de cocaína en aguas internacionales.

La policía informó el jueves que la droga fue hallada en dos embarcaciones que tenían como destino final Centroamérica. Las naves habían partido del departamento de Nariño, en el suroeste de Colombia. No hubo detenidos en los operativos.

En la primera embarcación se encontraron 1.433 kilos de cocaína y en la segunda, que fue abordada con el apoyo de guardacostas de Estados Unidos en aguas costarricenses, 1.260 kilos de la misma droga.

La droga pertenecería al Clan Usuga, la principal red de narcotraficantes colombianos, se informó.