El primer ministro de Japón Shinzo Abe donó un millón de yenes (9.000 dólares) a través de su esposa a una escuela administrada por una organización de educadores ultranacionalistas, dijo el jueves el dirigente del grupo al Parlamento, a la vez que insinuó que existió influencia política en un escándalo sobre compra de terrenos que involucró la escuela.

La primera dama Akie Abe fue la directora honoraria de la primaria durante varios meses hasta que renunció dos semanas después de que el escándalo explotó a principios de febrero.

Al testificar ante el Parlamento, Yasunori Kagoike, jefe de la organización Moritomo Gakuen, dijo que Akie Abe le dio el dinero en efectivo en un sobre a nombre de su esposo durante una visita al kínder Kagoike, en Osaka, en septiembre del 2015.

Shinzo Abe ha negado haber hecho tal donación, que habría sido legal conforme a la ley japonesa porque Osaka no es parte del distrito electoral de Abe. También ha negado haber tenido algún tipo de influencia en la venta de propiedad estatal a Kagoike el año pasado por 134 millones de yenes (1,2 millones de dólares), una séptima parte de su valor.

En un comunicado publicado en Facebook, Akie Abe también negó haber hecho la donación o influir en la venta del terreno. Reconoció, sin embargo, que pidió a su asistente oficial que respondiera por fax a una pregunta que le hizo Kagoike sobre la compra de terrenos, aunque negó haberle dado tratamiento preferencial.

Los lazos de los Abe con Kagoike han creado interrogantes debido a sus posturas extremas sobre la historia y sus comentarios derogatorios sobre los chinos y coreanos, y el escándalo de terrenos ha socavado el apoyo de Abe en las encuestas de opinión. Abe ha dicho que renunciará si es que se hallan evidencias que lo involucran a él, su esposa o su oficina.

___

Siga a Mari Yamaguchi en twitter.com/mariyamaguchi