Venezuela aseguró el miércoles que las condiciones de reclusión del dirigente opositor Leopoldo López cumplen los estándares internacionales y negó rotundamente la existencia de presos políticos en sus cárceles.

"Difícilmente un privado del libertad de nuestro continente puede mostrar estas condiciones de detención", dijo el agente del Estado venezolano ante el sistema internacional de derechos humanos Larry Devoe refiriéndose a López.

Al comparecer ante una audiencia de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos sobre persecución política, Devoe negó que López esté en un régimen de aislamiento porque comparte habitualmente con otro recluso un área común que rebasa los 40 metros cuadrados.

Señaló que López ha disfrutado 36 días de visitas familiares y 43 visitas de abogados desde diciembre de 2016 y que permanece en una celda 27 metros cuadrados con televisión por cable, nevera, cocina y calentador de agua y posee acceso a atención médica, actividades deportivas y religiosas.

Devoe mostró varias fotografías de López en prisión, incluida una en la que se lo ve trabajando en una huerta y otra donde está sentado en una mesa con su esposa Lilian Tintori.

"Venezuela no tiene nada qué ocultar ante la CIDH. No hay política de represión contra la dirigencia política" opositora, dijo Devoe. "No hay presos políticos en el país".

La CIDH solicitó en abril de 2015 medidas cautelares para López y para el también dirigente opositor encarcelado Daniel Ceballos por considerar que sus condiciones de encarcelamiento ponían en riesgo sus vidas e integridad personal.

La Comisión, que mantiene a Venezuela desde 2002 entre las naciones del continente que requieren seguimiento especial, tiene la facultad de solicitar a un Estado que prevenga daños irreparables a personas en situación de riesgo.

El director del Observatorio Venezolano de Prisiones Humberto Prado, quien solicitó a la CIDH la medid cautelar para López, dijo el miércoles a The Associated Press que el Estado venezolano presentó información falsa durante la audiencia.

"López está sometido a un patrón sistemático de tortura severa", indicó. El Estado venezolano "no puede presentar como un privilegio lo que es un derecho".

López fue condenado en septiembre de 2015 por promover las violentas protestas en Caracas de febrero de 2014 que dejaron tres muertos y decenas de heridos. La defensa del opositor y sus familiares rechazaron la acusación y denunciaron que fue condenado sin pruebas.

El presidente Donald Trump pidió públicamente a Venezuela la liberación inmediata de López cuando recibió el mes pasado a su esposa en la Casa Blanca.

El director del Foro Penal Venezolano Alfredo Romero señaló durante la audiencia que las autoridades venezolanas han realizado desde enero de 2014 casi 7.000 arrestos por motivos políticos, de los cuales 433 terminaron encarcelados por orden judicial. Ubicó en 115 la cifra actual.

La CIDH culmina el miércoles su periodo de audiencias que celebró esta semana en la capital estadounidense.

---------

Luis Alonso Lugo está en Twitter como https://twitter.com/luisalonsolugo