Con la principal prioridad legislativa del Partido Republicano en peligro, el presidente Donald Trump insinuó el miércoles posibles cambios a la iniciativa de ley de salud con la intención de aplacar a conservadores que amenazan con torpedear la legislación.

La Casa Blanca pareció lograr avances con los legisladores de línea dura, mientras que los líderes de la Cámara de Representantes lidiaban con moderados en la víspera de la votación.

Trump se reunió en la Casa Blanca con 18 legisladores, una mezcla de partidarios y opositores, el vicepresidente Mike Pence hizo lo propio con otra veintena, y los líderes republicanos de la cámara baja tuvieron incontables conversaciones con legisladores en el Capitolio. Las sesiones ocurrieron en momentos en que los líderes legislativos buscaban sumar apoyo para una votación que no se pueden permitir perder, ya que dañaría el resto de la agenda del Partido Republicano.

La mayoría de los legisladores republicanos que se oponen son conservadores que sostienen que la iniciativa para rescindir la ley de salud de Barack Obama no llega lo suficientemente lejos. Ellos exigen revocar los requerimientos de la ley vigente de que las aseguradoras paguen por servicios específicos como atención perinatal, medicamentos y tratamiento por adicción a fármacos.

Tarde en la noche del miércoles, el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan se reunió con republicanos moderados de Pensilvania, Illinois, Maine y Nueva York, así como con miembros de la dirigencia. Cualquier cambio sobre prestaciones esenciales probablemente detonará una inmediata reacción por parte de grupos defensores de pacientes y médicos.

En reuniones por la mañana con Trump y Pence y en discusiones posteriores con la Casa Blanca, las conversaciones se enfocaron en la redacción para atender las preocupaciones de los conservadores de que esos requerimientos de cobertura incrementan las primas. No estuvieron claros los detalles, pero se espera que el jueves temprano, los miembros del grupo parlamentario Libertad, el grupo de línea dura que encabeza la oposición republicana al proyecto de ley, asista a la Casa Blanca.

"Esta noche es una noche alentadora", dijo el legislador Mark Meadows, líder del grupo de legisladores, quien ha dicho durante días que tiene los votos para matar la iniciativa. "Pero no quiero ser tan optimista como para decir que se logró el acuerdo"

Era incierto inicialmente si la cláusula podría sobrevivir en el Senado o cómo reaccionarían los republicanos moderados. Los demócratas dijeron que la redacción moriría en la cámara alta porque los reglamentos de esa cámara no permiten cláusulas que no estén relacionadas directamente al presupuesto federal.

En un conteo de The Associated Press, al menos 26 republicanos dijeron que se oponen a la iniciativa de ley y otros se inclinaban por esa postura, suficientes para derrotar por poco margen la medida.

Incluyendo vacantes y ausencias esperadas, el proyecto de ley sería derrotado si 23 republicanos se unen a todos los demócratas para votar en contra.

___

Contribuyeron a esta nota los corresponsales de la AP Kenneth Thomas, Erica Werner, Matt Daly y Kevin Freking.