Magnate sucumbe a la emoción al hablar de economía Hong Kong

El magnate de Hong Kong Li Ka-shing se vio embargado por la emoción el miércoles al reflexionar sobre el delicado estado de la economía del territorio.El multimillonario de 88 años de edad empezó a...

El magnate de Hong Kong Li Ka-shing se vio embargado por la emoción el miércoles al reflexionar sobre el delicado estado de la economía del territorio.

El multimillonario de 88 años de edad empezó a hablar con voz entrecortada en una conferencia de prensa convocada para informar sobre los resultados financieros de su empresa.

"Amo a Hong Kong. No quiero que a Hong Kong...", dijo Li antes de perder la voz.

Pasaron varios segundos antes de recuperar la compostura, tras lo cual dijo: "Ese Hong Kong del cual estábamos tan orgullosos, y hoy nuestro PIB ha caído a un 2% del de China ¿Por qué no podemos mejorar?".

Li dijo que estaba resfriado y negó que estuviera a punto de llorar. Añadió que se sentía emotivo al pensar de los 67 años que ha trabajado en Hong Kong. Li, quien cumplirá 89 años en julio, dejó los estudios a los 12 años para trabajar en una fábrica.

Tiene una fortuna de 30.000 millones de dólares, según la revista Forbes, lo que lo hace el individuo más acaudalado de Hong Kong y el número 19 a nivel mundial. En Hong Kong le dicen "Superman" debido a su éxito financiero, y sus ruedas de prensa son transmitidas en vivo.

Su principal empresa, CK Hutchison Holdings Ltd., reportó un aumento de 6% en ganancias netas a 33.000 millones de dólares de Hong Kong (4.200 millones de dólares), aunque sus ingresos bajaron 6% a 372.000 millones de dólares de Hong Kong. Es el primer reporte de ganancias de la compañía desde que se formó como resultado de otras dos empresas: Cheung Kong y Hutchison.