Human Rights Watch instó el miércoles a un poderoso general en el este de Libia a que investigue las acusaciones de que sus tropas cometieron crímenes de guerra al matar a prisioneros y profanar sus cuerpos.

Parientes, activistas y periodistas locales describieron acciones de esa clase cometidas por militares a las órdenes del mariscal de campo Khalifa Hifter en la localidad oriental de Benghazi en torno al 18 de marzo, indicó el grupo de derechos en un comunicado.

La ONG pidió a Hifter que "responda con urgencia a estas preocupantes acusaciones investigando a los supuestos responsables, incluidos comandantes de alto nivel que puedan tener una responsabilidad individual".

Las fuerzas de Hifter retomaron la semana pasada dos importantes terminales petrolíferas que habían sido capturadas por milicias leales a un gobierno rival en el oeste del país.