Un político de perfil bajo asume el control del Ministerio del Interior de Francia tras la renuncia de su predecesor, investigado por informaciones que apuntan a que contrató a su hijas para varios empleos en el parlamento.

La dimisión de Bruno Le Roux coincide con una pesquisa similar al conservador François Fillon, que ha socavado su campaña a la presidencia del país.

Matthias Fekl asumió el cargo el miércoles y en los próximos dos meses supervisará la lucha contra el extremismo islámico, la inmigración ilegal y otros delitos. El gobierno termina su mandato el próximo mayo.

Según la televisora TMC, Le Roux contrató a sus hijas, primero cuando eran adolescentes, como asistentes parlamentarias por un salario total de 55.000 euros (59.000 dólares). En Francia es legal que los políticos contraten a familiares, pero las informaciones sugieren que las jóvenes no desempeñaron ninguna labor.