El presidente estadounidense Donald Trump ha prometido endurecer la posición de su país ante sus socios comerciales como China, México y Alemania. Ahora, su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, tendrá su primera oportunidad de confrontarlos a todos en un solo salón.

La reunión de los ministros de Finanzas de las economías más poderosas a realizarse esta semana en Alemania casi seguramente estará dominada por conversaciones sobre si hay que comprometerse con el libre comercio, como ha ocurrido en cumbres previas, o si se acepta implícitamente que algunos países pueden colocar barreras, tipo aranceles, como ha prometido Trump.

El Grupo de los 20 —las 19 mayores economías del mundo más la UE— debe discutir sobre su prolongada prohibición a la manipulación de divisas para obtener ventaja económica. Debilitar una divisa puede ayudar a los exportadores del país, pero puede también terminar ocasionando problemas de costos comerciales y competitividad a sus socios comerciales.

La reunión del viernes y sábado en la ciudad balneario de Baden-Baden, en el sur de Alemania, ayudará a establecer el tono para el comercio y finanzas internacionales, y proporcionará a Mnuchin una oportunidad de aclarar cuál es la posición de Estados Unidos.

La atención estará en el comunicado final que emitan el sábado los ministros de Finanzas.