Más de 1,2 millones de personas pidieron asilo en la Unión Europea el año pasado, en su mayoría eran ciudadanos sirios, afganos e iraquíes, dijo el jueves la agencia de estadística comunitaria.

Por primera vez, las solicitudes de protección internacional bajaron un poco con respecto a 2015, explicó Eurostat. Pero la cifra es casi el doble de los 562.700 que pidieron asilo por primera vez un año antes.

De los que llegaron el año pasado, alrededor de un tercio — 334.800 personas — eran sirios. Además, 183.000 afganos y 127.000 iraquíes pidieron protección en el bloque.

El 60% de la solicitudes se presentaron en Alemania, dijo Eurostat agregando que el segundo país fue Italia, con un 10%. El número de peticiones se redujo drásticamente en Suecia, Finlandia, Dinamarca y Hungría.

A finales del año pasado, las autoridades seguían procesando alrededor de un millón de casos.