Organismos DDHH Argentina hacen visita histórica a Malvinas

Una comitiva integrada por referentes de organismos de derechos humanos de Argentina realiza esta semana una histórica visita a las Islas Malvinas para la identificación de los restos de 123 soldados...

Una comitiva integrada por referentes de organismos de derechos humanos de Argentina realiza esta semana una histórica visita a las Islas Malvinas para la identificación de los restos de 123 soldados argentinos caídos en la guerra contra Gran Bretaña de 1982.

Después de años de tensión diplomática, Argentina y Gran Bretaña acordaron a fines de 2016 que un equipo de antropólogos forenses liderados por la Cruz Roja Internacional iniciara en junio las excavaciones en el cementerio de Darwin para tomar muestras de los restos que luego cotejarán con las muestras de ADN de los familiares de los caídos.

El premio Nobel de la Paz (1980), Adolfo Pérez Esquivel, y una de las líderes de las Madres de Plaza de Mayo, Nora Cortiñas, junto a otros miembros de la Comisión por la Memoria (CP) visitaron Darwin el martes y señalizaron cada tumba no identificada con un cartel que tenía la leyenda "Identidad a los 123 NN, memoria, verdad, justicia y soberanía".

En 1982, Argentina y Gran Bretaña libraron una guerra por la soberanía de las islas con un saldo de 649 soldados argentinos y 255 británicos muertos.

Los organismos de derechos humanos en general han mantenido una actitud distante con la causa Malvinas, por entender que la guerra fue iniciada por la dictadura militar que gobernaba Argentina desde 1976 para perpetuarse en el poder. La desastrosa excursión militar provocó la caída del régimen y el retorno de la democracia en 1983.

"Tanto los isleños de las Malvinas y en el continente fuimos víctimas de una dictadura militar", dijo Pérez Esquivel a The Associated Press. "Ellos con lo que fue la toma de Malvinas con el ejército y Fuerzas Armadas argentinas, y nosotros lo que sufrimos bajo la dictadura militar".

Con las cruces blancas del cementerio de Darwin a sus espaldas, el activista afirmó: "esto es la muestra de jóvenes a los que les robaron la vida, los llevaron a una guerra que el pueblo argentino no provocó".

Cortiñas, la primera integrante de las emblemáticas Madres de Plaza de Mayo que visita Malvinas, comentó que "así como nosotros queremos que se abran los archivos del tiempo del terrorismo de Estado en argentina, también queremos que los familiares puedan identificar a sus familiares. Si lo hacen con toda seriedad quedaremos conformes".

Las delegación argentina, también integrada por un sacerdote, un excombatiente y la hija de un desaparecido durante la dictadura, visitaron luego el cementerio de San Carlos, donde yacen los cuerpos de siete soldados británicos caídos durante la guerra. Allí dejaron una placa con la leyenda a favor de diálogo y la paz.

Los visitantes, no obstante, insistieron con el reclamo de soberanía sobre las islas, a las que los británicos llaman Falklands. "Acá es una colonización, no consultaron a este pueblo para colonizarlo; también hay que luchar para que se vayan de acá los ingleses y el pueblo sí tenga la libre determinación", opinó Cortiñas.

En un referendo en 2013, los habitantes de Malvinas decidieron permanecer como territorio británico de ultramar.

La presencia de los activistas argentinos generó preocupación en los isleños. "Parecen estar atascados a la idea de que estamos directamente bajo dominio colonial y de hecho siguen hablando de nuestro gobierno como un gobierno colonial", lamentó John Fowler, exeditor del periódico semanal de las islas, Penguin News.